sábado, 4 de abril de 2015

RESIGNACIÓN


   No fue posible. A pesar de tener en la familia varios abogados de prestigio, nada pudieron hacer. Ni siquiera sirvió de atenuante que los hechos hubieran ocurrido siendo aún joven. Para entonces, ya era mayor de edad y plenamente consciente de sus actos. Las evidencias eran claras y abundantes. Incluso había más de un centenar de testigos, entre ellos amigos y allegados. Tampoco había previsión de que la otra parte fuera a facilitar la suspensión de la pena. Mucho menos el indulto. No quedaba más que asumir el castigo. Y como ya alguien le advirtió, hasta que la muerte les separase.




(Relato presentado al concurso Microrrelatos Abogados de Marzo. Tema: abogados. Palabras obligatorias: previsión, joven, evidencia, indulto y suspensión).