viernes, 15 de junio de 2018

LA PACIENCIA DEL PACIENTE

Decía sí con un par de pestañeos, solo uno para el no, guiñaba el ojo izquierdo para el no sabe y el derecho para el no contesta. La misma rutina de todas las semanas para cumplimentar las cincuenta preguntas de la encuesta de satisfacción, en la unidad de enfermos terminales.



(Relato finalista en el concurso de Cincuenta Palabras).

martes, 12 de junio de 2018

CUAL PARA TAL

Los payasos acaban su actuación y las luces se apagan. Tras unos redobles de tambor, se hace el silencio y el Director del Circo –bigote amplio, simétrico, ondulado y con tendencia ascendente, sombrero de copa a juego con camisa de seda brillante con doble solapa, charreteras y botones en formación, pantalones bombacho y botas de montar– anuncia el espectáculo estelar. Un haz de luz descubre la gran bombarda situada más allá de la pista central. A continuación, el foco ilumina el otro extremo en el que aparece, bella y escultural, la Mujer Bala. La pequeña orquesta acomete los compases de una pieza con sones más épicos que líricos y la dama se desplaza, pausada y majestuosa, hasta el centro de la pista donde un ayudante, surgido de la penumbra, le ayuda a deshacerse de capa, guantes y corona. Después, ya recuperada la luz ambiental, se dirige hacia el artefacto artillero; antes de introducir su cuerpo en la negra boca, y mientras el asistente carga la pólvora, ella saluda al enfervorizado público deteniendo su mirada en las últimas filas de la grada lateral. Algo ha llamado su atención. Se vuelve y da unas órdenes claras y precisas al auxiliar que, sorprendido, obedece añadiendo algo más de materia explosiva y modificando en quince grados el ángulo de dirección del disparo. 

En unos segundos, un estruendo seco y potente, que precede a una humareda gris, la catapulta hacia las alturas, describiendo una parábola perfecta en la que ejecuta un escorzo con doble tirabuzón que la deposita suavemente en los brazos de un hombretón joven, atractivo y guapetón. Lo que se diría un hombre cañón.




(Relato finalista en el concurso del Diari de Terrassa).

sábado, 9 de junio de 2018

DIOS LOS CRÍA



Al día siguiente de que los vieran salir juntos y cogidos de la mano, fueron portada en todos los medios, incluyendo la prensa rosa, blanca, amarilla y sepia. La sorpresa no fue por la desconocida, hasta entonces, homosexualidad de ambos –tal circunstancia ya no era noticia–, sino por las diferencias de edad, de ideología política, de carácter e incluso de aficiones. Quizás lo único en común era su olfato para llegar a tiempo a los mejores negocios. Pasaron años sin que se volviera a saber de ambos y es que nadie advirtió, aquel día, las esposas que enlazaban sus muñecas.



(Relato finalista en el concurso Wonderland, de Radio4).

martes, 5 de junio de 2018

LA PULSERA MÁGICA

Ellen Price, primera bailarina del Ballet Real de Dinamarca, destacó por su interpretación en la adaptación a la danza de un cuento de Hans Christian Andersen, La Sirenita. Un acaudalado cervecero, perdidamente enamorado de su figura y de su arte, la obsequió con una pulsera mágica que ella decidió colocarse en el tobillo izquierdo, no sin antes ser advertida de que si alguna vez se la quitaba quedaría transformada en bronce. Ellen no tardó en olvidarse del aviso, y una tarde de verano, después de tomar desnuda un baño en la costa Langelinie de Copenhague, y mientras se secaba sobre una roca, deslizó de su pie el abalorio y su cuerpo quedó al instante bronceado. Literalmente. 

De lo que pasó con la pulsera poco se sabe. Muy probablemente alguien la encontró y se la probó, pero es previsible que, desconocedor de sus efectos fantásticos, no le durara puesta mucho tiempo. Eso explica que haya tantas esculturas de bronce por toda Europa. Y muchas de ellas de personajes que solo llegaron a ser ilustres mucho tiempo después de ser estatuas.



(Relato presentado al concurso del Blog Esta Noche Te Cuento, inspirado en la foto de Benoit Courti).

miércoles, 30 de mayo de 2018

APÓCRIFO FIEL

Hace años que murió, si es que alguna vez llegó a nacer. Juan, sevillano según dicen, ronda siempre por la puerta del cementerio. No pide nada, solo se dirige a quienes llegan a visitar a sus difuntos y les regala una de sus sentencias, como «Aprendió tantas cosas que no tuvo tiempo para pensar en ninguna de ellas», o «Un pedagogo hubo; se llamaba Herodes»; pero como son franceses, no entienden nada y se limitan a saludar con una sonrisa y a proseguir su camino, habituados ya a su presencia educada e inofensiva. Sin embargo, cuando quienes llegan con flores en las manos son españoles, circunstancia nada infrecuente, sí reconocen su «Ayudadme a comprender lo que os digo y os lo explicaré más despacio», seguido de «¿Comprendéis ahora por qué los grandes hombres solemos ser modestos?» con que les obsequia. Se emocionan, conversan con él, le llaman por su apellido, De Mairena, le oyen despedirse diciendo «No hemos de incurrir nunca en el error de tomarnos demasiado en serio», y se congratulan de haber venido hasta Collioure.



(Relato finalista en la VIII Microquedada Relatista celebrada en Sevilla. Personaje sevillano asignado: Antonio Machado).

viernes, 25 de mayo de 2018

UNA POCA ELIPSIS

La Muerte se ha olvidado de nosotros y se ha llevado los caballos. Así que aquí estamos los tres: uno siempre con ganas de bronca, el otro con apetito a toda hora y yo, que no encuentro quien se acerque a menos de lo que alcanza una mirada.


(Relato No presentado al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: La muerte se ha olvidado de nosotros).

martes, 22 de mayo de 2018

HECHA LA LEY

La tarea no se presentaba nada sencilla. Ya de regreso, después de mucho tiempo guerreando por Tierra Santa y de continuos trasiegos persiguiendo o huyendo de los infieles, tocaba ahora localizar, entre cientos de arcones y alforjas, la preciada llave garantía de su honra y honor. Y sin la certeza plena de que lograrían encontrarla después de tantísimos avatares. La joven dama, aburrida y resignada, extrajo con cierto desdén una horquilla de su peinado y, con una sola mano y mucha habilidad y destreza, la manipuló convenientemente para ofrecérsela a su caballero: ¿y si probáis, mi señor, con esta ganzúa?



(Relato finalista en Wonderland, de Radio4).

viernes, 18 de mayo de 2018

TÍMIDA CURIOSIDAD



Una enredadera tatuada, con hojas en forma de corazón, ascendía por sus piernas hasta desaparecer, bajo su falda, por encima de las rodillas. Iba con un joven musculoso y malencarado y les habría preguntado si la obra estaba terminada y qué fue del tatuador, pero me dio corte.



(Relato presentado al concurso YK Complementos. Frase obligada: por encima de las rodillas).

martes, 15 de mayo de 2018

EL PARAÍSO PUEDE ESPERAR

Repasó mentalmente el contenido de sus bolsillos: tres monedas, el mechero, las llaves y la cartera, con el DNI y dos tarjetas de crédito. Nada que le fuera de utilidad en ese preciso instante. Sin embargo, en sus manos sostenía la libreta de tapas de hule negras en la que se encontraba el compendio de muchos años de trabajo; dibujos y fórmulas del ingenio que revolucionaría el mundo, cambiaría la vida de millones de personas, cubriéndolas de felicidad, y a él le otorgaría gloria y fortuna por siempre. Precisamente iba a patentarlo esa misma mañana, en cuanto acabara el asunto inaplazable que le tenía ocupado. Pero, a pocos centímetros de su cara, su frustrada mirada era devuelta por aquel metálico, estúpido e inútil portarrollos sin rollo.




(Relato finalista en el VI Concurso ELATC "Lola Fernández Moreno").

viernes, 11 de mayo de 2018

DEBUT EN TABLAS

Sonsoles Niñoles tenía claro desde bien pequeña que quería ser actriz. Por eso cursó estudios de arte dramático, destacando en expresividad facial, que completó con clases de canto y baile. Además de cinco idiomas en los que alcanzó una dicción perfecta, incluso con giros y acentos comarcales. También aprendió a maquillarse y a transformarse en cualquier tipo de personaje, ya fuera de su propio sexo o del opuesto. Después de varios e intensos años de preparación, se lanzó a buscar trabajo y tras algunos intentos fallidos logró su selección en un casting, en dura pugna con un hombre estatua habitual de céntricas plazas y avenidas. Por fin, Sonsoles vería su sueño cumplido en un teatro importante de la capital, con la obra de un célebre escritor y en el papel estelar del personaje que figura en su título: Cinco horas con Mario.




(Relato presentado al concurso del blog Esta Noche Te Cuento. Inspirado en la foto de Annie Leibovitz que lo acompaña).

martes, 8 de mayo de 2018

PRINCIPIOS IRRENUNCIABLES

Acababan de cenar y, dadas las circunstancias, el marido, tímidamente y sin mucho convencimiento se aventuró a proponer:

–¿Y si dejamos la mesa como está y ya la recogemos mañana, que es sábado y no tenemos nada que hacer?

–¡De ninguna manera! En mi familia, no como en otras– contestó su esposa con retintín y arrastrando las últimas sílabas–, nunca se ha dejado algo por limpiar de un día para otro.

Mientras tanto, desde la ventana y encaramado a su escalera, un circunspecto bombero alternaba su mirada entre la discusión conyugal y las llamas que ya asomaban dos pisos más abajo.



(Relato finalista en el concurso de La Radio en Colectivo).

viernes, 4 de mayo de 2018

HÁBITAT

El armario de dos cuerpos es de estilo colonial en madera de cedro del Líbano. El bargueño, Luis XV, de ébano de Botsuana, con incrustaciones de jade, coral y marfil, y la sillería victoriana, de caoba de Brasil. La lámpara de araña, aunque aún no alumbra por falta de corriente, es una magnífica pieza de cristales de Bohemia con cincuenta puntos de luz. Los tules y sedas de Damasco, en tonos pastel, dan calidez al espacio. El matrimonio, los niños y el abuelo coincidieron en que el conjunto no quedaba nada mal bajo el puente románico que ahora les cobija.​



(Relato finalista en el IV Concurso de microrrelatos de la EAPN).

martes, 1 de mayo de 2018

NATURALEZA MUERTA

En la penumbra de una tarde serena, cada estancia vacía de la casa abandonada recoge sombras de tristeza sobre reflejos de nostalgia en mate. Afuera, en la sinuosa senda del aljibe, la hojarasca seca que cubre el polvo añejo camufla la huella de los últimos pasos inseguros de la niña.




(Relato presentado al concurso del blog Cincuenta Palabras).

domingo, 29 de abril de 2018

REEMPLAZO DEL 78

La sangre se desliza rápida, empapa el suelo de Cuernocabra y forma unos surcos que al poco se convierten en torrente. La idea se le ocurrió al Paulino, empeñado en romper estereotipos, y fue secundada por todos los mozos de su quinta que este año serán llamados a filas. Dispuestos a superar a los reemplazos anteriores, convocaron a todo el pueblo en la plaza y se aplicaron con habilidad y denuedo al degüello generalizado, empezando por el señor alcalde y siguiendo por el párroco. Al final de la jornada, los quintos proclamaron orgullosos que esta vez sí llegó al río.



(Relato finalista en Wonderland, de Radio4).

martes, 24 de abril de 2018

SEGUNDA JUVENTUD

«No seas impaciente» le grito desde la cocina donde, apresurado, trato de recuperarme a base de zumos. Ella repite su llamada salaz procedente de la habitación de arriba, donde la dejé hace veinte minutos. «¡Ya voy, cariño!» le digo para aliviar su espera. Nadie puede imaginar lo que me cuesta subir; cada peldaño es una hazaña, pero no caben titubeos ni demoras. Por nada del mundo soportaría que pudiera poner en duda mi hombría y virilidad. Así que acumulo ánimo y ataco la escalera con la silla de ruedas y todo el ímpetu de mis setenta y tres años.



(Relato NO presentado al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: No seas impaciente). 

viernes, 20 de abril de 2018

EFECTOS SECUNDARIOS

Ante el equipo médico y un par de testigos, dijo que sí con dos pestañeos. Con esa preceptiva autorización, ya pudieron empezar a administrarle el innovador fármaco todavía en fase experimental y de desarrollo. En menos tiempo del imaginable, Arturo Barroso, el paciente, comenzó a recuperar la movilidad de su cuerpo. Primero fueron los dedos, después las extremidades completas, más tarde hombros, torso y cuello. Supuso todo un hito que volviera a sonreír y moviera los músculos faciales. Y una fiesta recobrar el habla como antes de la enfermedad. Sin embargo, y a pesar de los extraordinarios progresos, no pudieron darle de alta porque había dejado de pestañear.





(Relato ganador anual en el concurso La Radio en Colectivo, de Radio Mislata).

martes, 17 de abril de 2018

SUEÑOS COMPARTIDOS

FILTRACIÓN

Era nuestro sueño pero se lo contamos a Monterroso y lo arruinó.



(Relato NO presentado al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Era nuestro sueño).

martes, 10 de abril de 2018

CÓMO EMPEZAMOS A SER RICOS


Nos enviaban de una patada a las duras calles de buena mañana, después de que el Director General hubiera explicado el contenido de los gráficos de la pantalla. En el primero, el de beneficios, la línea en forma de sierra apuntaba claramente al techo. En el otro, sobre un mapa de la ciudad, los círculos negros y rojos diferenciaban los lugares de mayor y menor recaudación. Terminada la exposición y hecha la nueva distribución de posiciones, como cada día, tras haber cambiado nuestras ropas de marca, guantes de lana y calzados de piel por harapos, mitones y alpargatas, marchábamos a ocupar nuestros puestos en una nueva jornada de trabajo.



(Relato NO presentado al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Nos enviaban de una patada a las duras calles).

miércoles, 4 de abril de 2018

LIGERAS PERO CONTUNDENTES

INSISTENCIA PERSISTENTE

Pesaban muy poco pero aplastaban sueños. Tras desmochar más de mil margaritas, la última hoja, indefectiblemente, seguía siendo no.



SUEÑOS IMPOSIBLES

Pesaban muy poco pero aplastaban sueños. Surgían cada madrugada de repente, sin aviso previo, estentóreas y virulentas. Sin tregua para una adaptación suave y pausada. Ahuyentando de cuajo cualquier atisbo de abandono placentero. Había buscado la solución por toda la ciudad, incluso por internet, pero ningún relojero disponía de despertadores con notas mudas. 



AÑORANZAS

Pesaban muy poco pero aplastaban sueños. Ninguno de los tres llegaba a los dos kilos pero, desde que salieron de la incubadora, tendría que pasar mucho tiempo hasta que pudiéramos volver a dormir «come il faut».



(Relatos NO presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Pesaban muy poco pero aplastaban sueños).


domingo, 1 de abril de 2018

TRAMPANTOJO


Era media mañana, hacía muy buen día y la ventana del hotel daba a una calle muy concurrida. Por eso fueron muchos quienes lo vieron. Incluso alguien fotografió la escena. Todos coincidieron en decir que se trataba de una sirena auténtica, aunque demasiado bien sabían que esos seres míticos de la literatura clásica solo existen en la ficción. Su ofuscación les impidió aceptar, aunque fuera palmario, que se trataba de un tritón –no por divino exento de reacciones humanas– alérgico a los ácaros, quien, sintiéndose atacado, ascendió rápidamente por la pared y por la colcha estampada y se zampó a la kelly por los pies mientras sacudía el polvo de la gamuza. Ella, hasta que desapareció su mano engullida en la boca del monstruo, estuvo tratando de terminar su tarea para que le computaran los dos con cuarenta euros de aquella habitación.




(Relato presentado al concurso del blog Esta Noche Te Cuento inspirado en la foto de René Maltête que lo acompaña).