lunes, 6 de julio de 2020

INSTANTÁNEAS AL ÓLEO



Esta madrugada de mayo, en los albores convulsos del siglo, deambula en el ambiente cierta sensación de que podría ser una jornada memorable. Pero sentimos quebrarse nuestro ánimo cuando oímos al brigada francés dar la orden de «apunten» para una segunda descarga. En el grupo, Anselmo, con camisa blanca y calzas ocre, alza los brazos al cielo, fray Isidoro entrelaza sus manos para iniciar una oración y Evelio se cubre con las suyas la cara. Por el lado derecho, pinceles en ristre y buscando el mejor encuadre, aparece don Francisco gritando con su deje baturro: «¡Quietos, no os mováis!».




(Relato presentado al concurso del blog Esta Noche Te Cuento. Tema: la fotografía),



lunes, 29 de junio de 2020

EL PIJAMA

Le gustaba usar los pijamas de su marido. Por eso no dijo nada cuando él empezó a ponerse sus saltos de cama.


Este relato necesita del sentido común para funcionar como funciona. Porque el humor no viene del aire, sino de ese modo de pensar de la generalidad de nosotros que nos ayuda a valorarnos y comprendernos y valorar y comprender al prójimo y sus circunstancias sin necesidad de conocer todos los datos. El uso del pijama de un marido o novio por parte de una mujer no suele tener más connotación que la de la comodidad, o como mucho indica el deseo de ella de impregnarse del aroma de él. Va en favor de la pareja. Sin embargo, el uso del salto de cama por un varón tiende a dar idea de un alejamiento, de un deseo reprimido en una dirección que pone en peligro el matrimonio. Ahí radica la gracia del relato, que sugiere la represión de la ira por parte de ella cuando él comienza a mostrar su verdadera, oculta inclinación sexual. Con humor e ironía se construye este relato que sitúa al inocente pijama en la cúspide de un conflicto humorístico que también da pie a una interpretación de cambio de roles aceptado y feliz.

Enhorabuena, Rafa Olivares, por el relato, muy bueno, y por el premio.
(Comentario del Juez del concurso, Juan Aparicio Belmonte).


(Relato ganador del concurso Cuenta 140, de la Revista El Cultural, Tema: el pijama).

miércoles, 24 de junio de 2020

VALOR SOCIAL

Cuando hospitalizaron a Rufino Benavides por el coronavirus, le informaron de que disponían de pocos respiradores y que su asignación se hacía ponderando dos parámetros del paciente, la esperanza de vida y el valor social. En cuanto a la esperanza de vida, Rufino, en la cincuentena y sin ninguna enfermedad previa, confió en alcanzar un buen ratio. Pero lo del valor social… No era sanitario, a los que suponía en el top de la clasificación, ni policía, ni bombero, ni agricultor, que irían a continuación, ni tan siquiera maestro, transportista o fontanero, también con cierta relevancia. Así que, cuando le preguntaron por su profesión, Rufino, resignado, ocultó que era escritor y dijo que estaba desempleado. Lo que tampoco era mentira.



(Relato presentado al Concurso de Valencia Escribe mientras "Nos quedamos en casa", sobre temas de actualidad).

miércoles, 17 de junio de 2020

DON'T DISTURB

En lugar bien visible de la pequeña cala, paso obligado de acceso, Eulogio Rosales puso el cartel. Le había llevado varios días y noches de meditación tomar la decisión. Valoró riesgos, sopesó ventajas e inconvenientes y al final, como máxima autoridad del lugar, redactó el edicto según el cual se decretaba la prohibición de desembarco a toda expedición dirigida al rescate del firmante, náufrago y único habitante de la isla. 





(Relato ganado en el VIII Concurs de Microrelats Marítims, organizado por el Museu Marítim de Barcelona. Tema: rescates en el mar).

lunes, 15 de junio de 2020

SIEMPRE COMO NUEVOS

SIN CORRELACIÓN
Siempre como nuevos, sus discursos mantenían la misma frescura de los de hacía veinte años. Pero no era por eso por lo que en el pueblo le conocían por «el fresco del alcalde».


EXCESOS DE CONFIANZA
Siempre como nuevos los luce Piluca en cócteles y fiestas. Después, discretamente, los devuelve a las vitrinas del Banco de Ojos.

LEGADO PATERNO 
Siempre como nuevos, como si los acabara de estrenar. Sin duda por influencia de su padre que con frecuencia le decía que solo con mirarle los zapatos a un hombre se sabe si es limpio o desaseado, detallista o descuidado, ordenado o anárquico… Marcelo lo aprendió bien y es consciente de que en ello le va su futuro. Por eso se gasta en betunes, cremas, cepillos y protectores casi todo lo que recoge pidiendo en la puerta de la iglesia.


BUENOS VECINOS 
Siempre como nuevos me los devuelve. Limpios, pulidos, relucientes… Es un joven muy formal y cumplidor, cómo no voy a prestárselos cada vez que los necesite. Para trocear ternera, dice. Cuando nos despedimos retomo el periódico con la noticia de otra chica asesinada y descuartizada. ¡Cómo está el barrio!


LÓGICA INFANTIL
Siempre como nuevos nos da los buenos días cada mañana. Parece como si hubiera estado toda la noche elaborándolos para sorprendernos. Cuando lo comentamos durante el desayuno, papá se queda mudo y la nueva mamá, antes de empezar a hablar de otras cosas, dice que es producto de nuestra imaginación. Pero yo me pregunto: ¿de los cuatro?


JUSTICIA DISTRIBUTIVA
Siempre como nuevos, aunque se les vea algo desgastados, nos presenta a sus novios. Cada día uno distinto. En ocasiones dos a la vez. ¡Hay que ver, con lo retraída y comedida que era! Que había que contestar por ella cuando la sacaban a bailar. Ahora se cuelga del brazo de cualquiera que huela a after shave. Pero la culpa no es de ella, es de las auxiliares y de la directora que se lo toman a broma y no ponen coto a tanto abuso.




(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena. Frase de inicio obligada: Siempre como nuevos).

viernes, 12 de junio de 2020

MISIÓN DE CASTIGO

Con Pin de piloto y Pon de copiloto, despego del juguetero rrrrrroummm rrrrrroummm para sobrevolar el Fort Apache, el barco pirata y a Lenita haciendo un puzzle de Mickey Mouse. En vuelo rasante rrrrrroummm rrrrrroummm, y sin repostar, atravieso el pasillo; cuando llego al salón, tomo altura rrrrrroummm rrrrrroummm para hacer una pasada de reconocimiento sobre papá, viendo el partido de la selección, rrrrrroummm rrrrrroummm y mamá, leyendo una novela de Eduardo Mendoza. Después llega la parte más delicada y peligrosa; al entrar en la cocina apago motores cof cof cof para no desvelar mi presencia, planeo ffffffsssss en temeraria maniobra de aproximación a la despensa y, casi sin espacio, realizo un aterrizaje de emergencia ploommm. Justo al lado de los hangares marrones de las galletas de chocolate. Hummm…




(Relato presentado al concurso del blog Esta Noche Te Cuento)

lunes, 8 de junio de 2020

COSAS DE LA ESCUELA

TRAVESURAS INFANTILES
Nos han mandado en la escuela escribir cien veces: «No hay que jugar al fútbol con la cabeza del conserje».


EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA
Nos han mandado en la escuela asistir sin armas. La profesora Carpenter ha aprovechado para someter a debate la decisión. Douglas se ha mostrado contrario a la medida argumentando que contravenía la Segunda Enmienda de la Constitución. Al terminar su intervención ha pedido que levantaran la mano quienes estaban de acuerdo con su posición. Unos pocos lo hemos hecho. Al resto ha empezado a dispararles.


LA DIFÍCIL EDUCACIÓN
Nos han mandado en la escuela un aviso de que Pablito había faltado esta semana dos veces sin justificación, que nunca hacía los deberes y que su comportamiento en clase era conflictivo. Nos hemos llevado un gran disgusto. Mi marido se ha puesto furioso y ha dado un puñetazo en la mesa, yo me he sentido decepcionada y abatida. Cuando nos hemos calmado hemos convenido que es mejor una educación estricta, sin concesiones al desorden, a caprichos y a la algarabía. Es la que aplicaremos cuando tengamos hijos, que ese Pablito no sabemos quién es.




(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Nos han mandado en la escuela).



lunes, 1 de junio de 2020

PREGUNTAN POR Mí

COCINA CUARTELERA
No paran de preguntar por mí, pero a ninguno se le ocurre hurgar en el fondo de la olla grande.


TOC TOC
No paran de preguntar por mí. A los vecinos, en el bar, en el banco, en el kiosko… Pero soy precavido y cada día duermo en un lugar distinto, me he dejado barba, cambio mis itinerarios y uso peinados diferentes y gafas de sol para no ser reconocido. Ahora me doy cuenta de que aquel domingo no debí, por amabilidad, mostrar interés por aquellas palabras. Desde entonces sé que soy su objetivo prioritario. No sé si podré resistir así mucho tiempo. Quizás lo mejor sea rendirme y unirme a los Adventistas del Séptimo Día.


RELEVO
No paran de preguntar por mí en la oficina. Desde que dejé de aparecer por allí, hace ya dos semanas. Deben de tener las nóminas sin abonar, la facturación del mes sin hacer y la planificación del próximo trimestre pendiente. Además, soy el único que conoce la combinación de la caja fuerte y la forma de poner en marcha el ordenador cada día. La culpa la tiene el jefe. A punto de terminar las prácticas me manda enseñarle todo al nuevo becario, ¡venga ya!



MAGO EN PRÁCTICAS
No paran de preguntar por mí al mago. Él les dice que el truco para hacer desaparecer objetos y sujetos lo domina bien, pero la forma de hacerlos volver aún se le resiste. Yo, desde el Caribe, le digo que no tenga prisa.


PRINCIPIOS
No paran de preguntar por mí. Hace una hora que debería haber empezado la boda y solo falto yo, el novio. Algunos me han llamado pero mi móvil está apagado. Otros han ha venido hasta casa a tocar el timbre pero con el mismo resultado. Los típicos chistes de «la espantada» o del «miedo escénico» han empezado a circular entre los invitados. Pero yo soy positivo y pienso que no está mal empezar el matrimonio dejando claro a mi esposa lo mucho que me gusta dormir.


PISTAS
No paran de preguntar por mí. Han colocado carteles por toda la ciudad con mi foto y la pregunta. Cuando todos duermen salgo con un rotulador y, en cada uno, escribo la respuesta «ahora aquí» y firmo. Pues nada, continúan con los pasquines.


MIMETIZADO
No paran de preguntar por mí. El padre desvía la atención del periódico y trata de ayudarles paseando su mirada por mi entorno, pero no me localiza. Pronto se cansa y vuelve a su lectura.
–¡Mira, ya lo encontré! ¡Aquí está! –exclama Lenita con alegría.
–Ese no es. ¿No ves que las rayas son azules y tienen que ser rojas? –le dice Javito.
Mientras, permanezco camuflado entre otros mil sucedáneos, en este estúpido trabajo de Walli.


(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: No paran de preguntar por mí).

martes, 26 de mayo de 2020

AYUDAS IMPENSABLES

Marisa Urbieta siempre fue a la última. Ya frisa en los setenta, pero nunca ha dejado de estar chic o «cool», según la época. Aunque jamás le faltaron pretendientes, ni antes ni ahora, no aceptó más ataduras que las de sus dedales, agujas e hilos. Empezó de modistilla y, casi sin darse cuenta, mutó lingüísticamente a costurera, ya en democracia. Por antiguas revistas que gustaba hojear, observó que la moda era recurrente, que volvían a la actualidad estilos que causaron furor en otros tiempos. Ello la indujo a conservar las prendas que retiraba de uso. Así, cuando aparecía una nueva tendencia, rebuscando en el armario solía encontrar algo que bordándole un adorno, tocando el dobladillo o quitándole el cuello, lo alineaba de nuevo con la tendencia. Sin embargo, esta vez la cosa estaba chunga. Dar con esos vaqueros rotos, que mostraban más piel que tejido, no sería fácil. Aunque en el ropero no le faltarían jeans, desde luego ninguno con boquetes guardaría. Y su vista ya no le permitía recurrir a los útiles de coser para hacer un apaño. Sin embargo, buscó y logró que su prestigio quedara incólume. Solo Marisa sabe que gracias a unas aliadas inesperadas: las polillas.




(Relato presentado al concurso del blog Esta Noche Te Cuento . Tema: la moda).

viernes, 22 de mayo de 2020

ENTRE ANTIGÜEDADES

En un lugar recóndito del desván lo encontré: el álbum de cromos de la liga 78-79. Para localizarlo tuve que mover de sitio el paragüero viejo, después la casita de muñecas de mi prima Laura, luego el amplificador, la pletina y los bafles del equipo de música, y por último la mecedora de rejilla con la mantita de cuadros y el abuelo, el pobre, que todavía estaba allí.



(Relato finalista en el concurso ENTCerrados del blog Esta Noche Te Cuento. Frase de inicio obligada: En un lugar. Frase final obligada: todavía estaba allí).

lunes, 18 de mayo de 2020

SANTA RITA RITA

RENCILLAS SACRAS
El próximo favor se lo pido a Santa Rita que Santa Tecla no me hace ningún caso y doña Angustias me ha dicho que se llevan a matar.

DESEOS OFENSIVOS
El próximo favor se lo pido a Santa Rita. El Genio de la Lámpara dice que él no está para mover muebles.



(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: El próximo favor se lo pido a Santa Rita).



sábado, 16 de mayo de 2020

VOX POPULI



Esto ya resulta insoportable, no sé adónde vamos a ir a parar. ¡Huy! Si ya son las nueve. ¡Casilda!, coja la cacerola de hierro y el cucharón de plata y salga al balcón a meter ruido. Y de vez en cuando grite «libertad, libertad». ¡Ah! y no hace falta que se quite la cofia.

lunes, 11 de mayo de 2020

A LA ESPERA DEL MILAGRO

ABREFÁCIL
Espero el milagro después de que los bomberos también hayan desistido.


NOMBRES CON SAÑA
Espero el milagro. No he podido ni con el pico ni con el taladro ni con la dinamita. Ya me gustaría coger entre manos al desalmado que lo llamó abrefácil.


ESPERANZA
Espero el milagro de la visita del ángel anunciador, después de que la vidente haya perdido vista, de que las hadas estén en huelga y de que la vieja lámpara se haya puesto al rojo de tanto frotar sin que aparezca el genio. Y este predictor veleta cada vez marcando una cosa.



(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Espero el milagro).







domingo, 10 de mayo de 2020

MADUREZ

Con algo de fiebre, tos seca y dificultad para respirar, don Álvaro, reflexivo y regordete, dirigió sus 85 años y algo más de kilos a la unidad de urgencias del hospital. Tras la habitual anamnesis y las pruebas que fijaba el protocolo, el doctor Olarte, un joven residente, se pertrechó de ánimo antes de decirle con voz requebrada desde detrás de su mascarilla:

–Mire, don Álvaro, está contagiado del virus. No vamos a ponerle respirador porque por su edad y su enfisema pulmonar pensamos que no sería efectivo. No le oculto que su situación es delicada, se va a quedar ingresado y tenga la seguridad de que vamos a hacer lo posible para que no sufra.

–Gracias, doctor –respondió el anciano con gesto de resignación–, no se preocupe. Entiendo que deban dedicar los recursos a personas con más futuro. Yo ya he vivido bastante. Gracias.

Olarte no pudo evitar la humedad en sus ojos mientras, con la protección de sus guantes, apretaba una mano del paciente.

Seguro que don Álvaro también entendería que a su sepelio solo asistieran dos de sus tres hijos. Era el cupo permitido.

#NuestrosMayores


(Relato presentado al concurso Zenda sobre Nuestros Mayores).

lunes, 4 de mayo de 2020

AL FINAL DEL PASILLO

FRANCOTIRADOR
Al final del pasillo, en vez de la diana, colocó el retrato del dictador.


WC
Al final del pasillo a la derecha –le dijo el camarero del Villa Birra– verá una puerta, ábrala y baje los cinco peldaños que encontrará para salir a la calle, siga por la acera unos cien metros, hasta la esquina. Allí verá el bar La Monserga, pues entrando por el pasillo que tiene enfrente, la segunda puerta a la izquierda. No tiene pérdida, tiene un cartel muy visible que pone «Estamos hartos de que nos traigan la cerveza que toman en el Villa Birra una vez destilada».


LECTURAS ÚTILES
Al final del pasillo Barrow lo recibió sin sorpresa. Era ya una tradición que se iba transmitiendo a los nuevos inquilinos año tras año. Él sabía que este momento llegaría. Solo faltaban unas horas para su cita y los vecinos de celda le hicimos llegar el ejemplar de «Los 100 mejores últimos deseos», de la editorial del penal.




(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Al final del pasillo).

viernes, 1 de mayo de 2020

SIN CASILLA DE SALIDA

El siglo XVI agoniza en Toledo. Es otoño y una espesa niebla anticipa la silenciosa invasión de la noche, pero los defensores de la fe no reposan. Heraclio F., de ascendientes galos y sin duda un innovador de los juegos de mesa, es sorprendido por los servidores del Santo Oficio en una timba clandestina de naipes y aherrojado en una húmeda y pestilente mazmorra. Heraclio piensa que no permanecerá allí más de lo que duran tres tiradas de dados, pero no ha tenido en cuenta dos detalles importantes: que las cartas intervenidas son del tarot y que su plan de fuga, al que ha decidido llamar Juego de la Oca, aún está muy muy verde.


(Relato presentado a la cuarta ronda de La Copa del blog Esta Noche Te Cuento. Requisitos: una cárcel y el color verde).

martes, 28 de abril de 2020

FUNCIONARIOS DE POSTAL

El abuelo se fabricó las alas artesanalmente, con restos de tela, cola y alambre. Las usaba para transportar el correo con la capital; todos los días, de lunes a sábado. A la ida hacía un alto en el cerro del Hoyuelo para tomarse el tentempié que la abuela le preparaba en una fiambrera. La vuelta la hacía de tirón. Los vencejos y somormujos le miraban con curiosidad, pero solo al principio. A las seis de la tarde, cuando llegaba, teníamos que ahuyentar a pedradas a los mozos que, conocedores de su puntualidad, le esperaban con escopetas de perdigones y tirachinas.





(Relato ganador en España del concurso promovido por European Association of Creative Writing Programmes (EACWP. Clasificado como Segundo finalista en el certamen europeo: https://eacwp.org/flash-fiction-contest-european-winner-2020/)

viernes, 24 de abril de 2020

LOS RECUERDOS SOLO ESTROPEAN LA MENTE

Nuestras historias ardieron desde que a Eulogio, a quien de niños llamábamos tuercebotas, le hicieron capataz de don Práxedes. Como cada mañana en temporada de cosecha, Eulogio aparece temprano en la plaza. Como cada mañana en temporada de cosecha, va apuntando con el índice de su mano derecha: «tú, tú, tú, tú y tú». Como cada mañana en temporada de cosecha, los señalados suben a la caja del camión sabiendo que hoy tendrán jornal. Como cada mañana en temporada de cosecha, Venancio y yo tomamos el camino de la taberna pensando que quizás no debimos excluir sistemáticamente al tuercebotas en los partidos del colegio.



(Relato presentado a la tercera ronda de La Copa, del blog Esta Noche Te Cuento). 

lunes, 20 de abril de 2020

VIENEN DESGUAZABOTS

INVASIONES
Los desguazabots ya venían de camino. Advirtió un abatido don Arturo a sus compañeros de reunión.

–Llegarán llenos de polvo –dedujo don Ignacio.

–Pues los pokemon no tardarán en aparecer –apuntó don Mario.

–¡Huy! Esos creo que son muy inquietos –señaló doña Soledad.

–Y también tienen que estar al caer los neogodos, con su estampa mate y decadente –comentó con voz temblorosa don Juan Luís –¿Qué vamos a hacer?

–Pues lo de siempre desde hace más de trescientos años –indicó desde su sillón eme minúscula don José María–, limpiar, fijar y dar esplendor.


VISITAS INESPERADAS
Los desguazabots ya venían de camino y yo aún no sabía qué ponerme.


CARNAVALES DE CÁDIZ
Los desguazabots ya venían de camino por mitad de la calle. Hacía media hora que había pasado la chirigota de Los Chisperos, y por la mañana las de La Guillotina, Los Cadizfornia y Los Geni. También Los Cuasintomáticos y Los Boinavirus, que fueron los que más carantoñas, besos y abrazos repartieron. Su gracia iba a durar dos meses, por lo menos.


CHIRIGOTAS
Los desguazabots ya venían de camino y la gente se arremolinaba ante el Gran Teatro Falla para verlos llegar. Todos apreciaron la autenticidad de su vestimenta y el mate metálico de todas sus partes. Se preguntaban, sobre todo, cómo habrían podido camuflar las protuberancias propias de anatomías cuarentonas o cincuentonas en figuras tan estilizadas. Parecía haber unanimidad en que eran los favoritos para ganar el concurso de disfraces. Cuando derribaron a dos guardias jurado con el rayo láser empezaron a dudarlo.




(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Los desguazabots ya venían de camino).







jueves, 16 de abril de 2020

FUNCIÓN DE NOCHE

Una irresistible fuerza me lleva a estrecharla contra mi cuerpo y besarla. No sé por qué lo hago. Aunque es guapa, lo reconozco, con ese pelo rubio y esos ojos azules que la hacen parecer una muñeca, a mí me repugna. Lo siento, no me atraen la chicas. Sí, soy gay, qué le vamos a hacer. Cuando se destensan los hilos y nos dejan en el baúl, ipso facto busco a Hugo, el forzudo morenazo y bigotón que hace de villano, y, abrazados, nos consolamos y resarcimos de todas las desventuras que hemos padecido durante la sesión de la tarde.



(Relato presentado a la segunda ronda de La Copa del blog Esta Noche Te Cuento. Requisitos: inspiración en la imagen de Dixit e inclusión del latinismo IPSO FACTO).

lunes, 13 de abril de 2020

PREFERIDOS

AFINIDAD
Su preferido era el hijo mayor. Los otros cinco no eran blancos.


DISTINCIONES
Su preferido es Javier, no lo niega. Lo quiere más que a su hermano Raúl. Dice que es porque lo encuentra más próximo, que acude antes cuando los llama, que la hace más compañía. Sin embargo, le resulta difícil hacer distinciones llevándoselo solo a él al cine. Al menos mientras sigan siendo siameses.


CREDIBILIDAD
Su preferido, el calzoncillo con pitufos estampados, es el que lleva puesto, a la vista. En los pies los peucos de lana que le bordó su madre antes de la mili, y encima camisa blanca perfectamente planchada, chaqueta príncipe de gales y corbata de seda oscura. Aurelio Jaramillo, prestigioso psicólogo, desde el confinamiento obligado hace el psicoanálisis a sus pacientes por videollamada. Cada día laborable, de 9 a 14 y de 17 a 20 h., los atiende ante la pantalla. Carmela, su esposa, cada vez que pasa por el despacho se pregunta cómo se pueden dar consejos serios vestido de esa guisa.


SELECCIÓN
Su preferido era el pelirrojo de las pecas. Llevaba varios días observándolo en el patio de vecinos y lo veía inquieto, bullicioso, divertido; estaba convencido de que tenía cualidades para encajar en el grupo. Así que, decidido, lo enfocó en la mirilla y apretó el gatillo.




(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Su preferido).

domingo, 12 de abril de 2020

OÍDOS SORDOS

Las palabras, letra a letra, van acomodándose en el tablero de Apalabrados. Usamos el juego para lanzarnos insinuaciones. Ella compone la palabra «CINE»; yo hago una MUECA de fastidio y trato de darle pistas con «cama», aprovechando su «c» y tomando ventaja en la puntuación. Entonces ella arma el vocablo «película» valiéndose de mi «a» y yo intento dejar más claro el CAMINO colocando «sexo», aunque puntúe menos. A continuación ella ensambla «romántica» y yo «ahora». Hacemos recuento de puntuaciones y vemos Pretty Woman. Otra vez.




(Relato presentado a la primera ronda de La Copa, de Esta Noche Te Cuento. Frase de inicio obligada: Las palabras. Conteniendo tres palabras formadas con  letras de las fichas de la imagen, una de cuatro letras, otra de cinco y otra de seis).

viernes, 10 de abril de 2020

VOLUNTARIOS

Como se habían suspendido las clases en la universidad, Álvaro se inscribió al grupo de voluntarios que, promovido por el ayuntamiento, atendería con pequeños servicios a las personas mayores que, por constituir población de riesgo, eran conminadas a no moverse del domicilio. Al día siguiente, un policía local le llevó a casa la acreditación, unas mascarillas, unos guantes de látex y unas sencillas instrucciones a seguir en su relación con los usuarios. Cada mañana, Álvaro miraba su correo y atendía los dos o tres avisos que tenía. Habitualmente se trataba de recogida de medicinas en farmacias o compra de alimentos en supermercados. La tarea consistía en acudir al domicilio reseñado, recoger dinero y recetas o listas de productos y realizar el encargo. 

El vigesimotercer día de servicio resultó especial para Álvaro. Al ver la lista de usuarios a atender, se quitó el chándal y las deportivas habituales y se vistió con la camisa nueva, los vaqueros sin agujeros y los zapatos para eventos. Incluso se puso unas gotas del perfume que nunca usaba. Cuando llegó al domicilio ya le estaban esperando en el balcón del segundo piso. Se intercambió besos a distancia con sus abuelos antes de que, con un cordel, dejaran descender una cesta con los detalles del recado. Álvaro, con los ojos humedecidos, marchó rápido a realizarlo, con la emoción y la alegría de que, a la vuelta, volvería a verlos.

#NuestrosHéroes


(Relato presentado al concurso Zenda con el tema Nuestros Héroes).



jueves, 9 de abril de 2020

ABUELOS

Hasta que llegó el confinamiento, la pareja de ancianos se manejaba sola. Salvo para mover un mueble o hacer la declaración de la renta, apenas necesitaban recurrir a nadie. Ahora, la alarma sanitaria los señala como población de riesgo y han tenido que renunciar a las frecuentes visitas de los hijos, a los abrazos y caricias con los nietos y al paseo vespertino por el parque. Para la recogida de medicinas en la farmacia o la compra de alimentos semanal –lo que les dura el pan de molde–, cuentan con los voluntarios de Cruz Roja de la localidad. En casa nunca han tenido más de tres rollos de papel higiénico.

#NuestrosHéroes


(Relato presentado al concurso Zenda sobre Nuestros Héroes).

miércoles, 8 de abril de 2020

LOS BENEFICIOS DEL VIRUS


Aún no había terminado el confinamiento ni se había encontrado la vacuna contra el coronavirus, pero su propagación había disminuido y ya se pudo celebrar el juicio. Tras el atraco al banco, con el resultado de tres heridos y un sustancioso botín, la policía logró detener a dos sospechosos. Sin embargo, ni empleados ni clientes pudieron identificarlos en las ruedas de reconocimiento porque habían actuado con el rostro cubierto. En tales circunstancias, y a falta de otras evidencias, su defensor confiaba en una rápida y fácil absolución. Pero, al entrar los acusados en la sala con la mascarilla profiláctica obligatoria, todos los testigos los señalaron: «fueron esos, fueron esos». De inmediato desapareció la sonrisa del abogado, pero la tela impidió que se notara.




(Relato finalista en el concurso Microrrelatos Abogados. Tema: abogados. Palabras obligatorias: confinamiento, mascarilla, coronavirus, vacuna y propagación).


lunes, 6 de abril de 2020

BUENOS ESPANTAPÁJAROS

ATENUANTE DE ADULTERIO
La propia de los buenos espantapájaros, señor Juez, esa exasperante pasividad cada vez que practicamos sexo.


TRASPOSICIÓN
La propia de los buenos espantapájaros. Lucían la misma paciente indolencia pero sin nada que ahuyentar. Con ella caminaban silenciosos y en fila hacia las duchas después de haber perdido la eficiencia habitual de las laboriosas abejas. En Treblinka.


CELOS
La propia de los buenos espantapájaros: sombrero de copa desfondado, jirones de chaqueta con mangas holgadas, pantalones remendados y manos y pies forrados de paja. Pues de esta guisa, se plantó Basilio en medio del huerto de brócoli para controlar a su novia durante la cosecha. 


ARGUMENTARIO COMERCIAL
La propia de los buenos espantapájaros, caballero, esa imperturbable serenidad tan pacífica como complaciente. Y además, señor, sin comentarios inoportunos, sin malas caras, sin caprichos. Ideal para períodos de confinamiento. Toda una auténtica ganga a un precio sin competencia. No lo dude, por solo ciento cincuenta euros no se quede sin la mejor muñeca hinchable del mercado.

CAMUFLAJES INVEROSÍMILES
La propia de los buenos espantapájaros. Esa modestia natural, ese no darse importancia a pesar de que, temporada tras temporada, los frutos recogidos estaban incólumes, fue lo que animó a don Máximo, el terrateniente, siempre generoso en lo nimio, a cambiarles los harapos por ropas de Massimo Dutti, las boinas zurcidas por sombreros de derby, y calzarles zapatos de piel. Los estorninos acabaron con la siguiente cosecha, entera.




(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: La propia de los buenos espantapájaros)



sábado, 4 de abril de 2020

TRIAJE

Confirmada la infección y ya en el hospital me informan de que disponen de pocos respiradores y que su asignación se hace ponderando dos parámetros del paciente, la esperanza de vida y el valor social. En cuanto a la esperanza de vida, estando en la cincuentena y sin ninguna enfermedad previa, confío en alcanzar un buen ratio. Pero lo del valor social… No soy sanitario, a los que supongo en el top de la clasificación, ni policía ni bombero ni agricultor, que irán a continuación, ni tan siquiera maestro, transportista o fontanero, también con cierta relevancia. Me pregunto quién tendría prioridad entre un taquillero de cine y un vendedor de seguros. ¿Y entre uno del Betis y otro del Sevilla?, ¿y entre Mortadelo y Filemón?. En esas elucubraciones estoy cuando me preguntan por mi profesión. Con un punto de resignación, oculto que soy escritor y digo que estoy desempleado. Veo más posibilidades y tampoco es mentira.



(Relato publicado en la iniciativa Cartas Confinada, en el blog El bolsillo de la chaqueta de Miguel Ibáñez).




viernes, 3 de abril de 2020

LA EXTRAÑA PAREJA

La vieja Celestina gustaba de recopilar, en una libreta de tapas de hule negro –quién sabe para qué beneficio futuro–, los acomodos amorosos que conseguía amañar. Y más empeño ponía cuanto más disparatada parecía la componenda. Siempre andaba de aquí para allá con sus urdimbres a recoger o entregar encargos. De palacetes a conventos, de caballerizas a tugurios, de luminosos salones a oscuras alamedas. Portaba en el refajo ora una misiva, ora una flor, ora una dádiva, ora una prenda, ora un ungüento que consiguiera atrapar voluntades y permitiera copular a un príncipe con una lavandera, a un palafrenero con una doncella, a un alabardero con una mesonera o a un franciscano con una clarisa. Incluso, si se terciaba, a un pastor alemán con un gran danés; y solo uno de ellos de raza canina.


(Relato mencionado en el concurso del blog Esta Noche Te Cuento. Tema: Coleccionismo).

jueves, 2 de abril de 2020

FESTIVIDAD DE LA PATRONA

En cuanto empiezan los lentos acordes de una melancólica balada, se cierra suavemente sobre sí mismo. Primero pliega sus extremidades sobre el torso, después encoge y dobla la cabeza integrándola en el pecho. Finalmente, recubre con grasa, músculo y piel los huecos que sus vísceras han liberado al comprimirse, hasta quedar convertido en un gurruño del tamaño de una pelota de tenis. Más tarde, al cesar la música y los aplausos, vaciarse la sala y apagarse las luces, los del servicio de limpieza lo recogen en una bolsa y, junto a globos, farolillos y banderitas, antes de marcharse a casa, lo depositan en el contenedor, frente al penal ya cerrado.




(Relato finalista en el concurso EntCerrados, del blog Esta Noche Te Cuento. Requisitos: empezar por EN y terminar por CERRADO).

miércoles, 1 de abril de 2020

LA QUINCENA CREATIVA/14

Propuesta: UN MITO

PRAGMATISMO

Simón Sirera Fonseca (Sísifo), pasaba las mañanas en la playa. Con los camales hasta las rodillas, echaba la jornada recogiendo agua con un cazo y vertiéndola sobre un colador con orificios como monedas de dos euros. Si le preguntaban por qué hacía aquello, contestaba: A mí, mientras me paguen.



(La Quincena Creativa es una iniciativa, difundida por las redes sociales, en la que cada día de confinamiento se propone un tema para un microrrelato que no debe sobrepasar las 50 palabras).