domingo, 24 de septiembre de 2017

AUTOSUFICIENCIA

 
  Si hay dos rasgos destacables en mi personalidad son la constancia y la curiosidad. Constancia, hasta la obcecación, por conseguir cualquier cosa que me proponga, por difícil que sea. En esto, la rendición o el abandono no son palabras que formen parte de mi diccionario. La curiosidad entendida como mente y ánimo abiertos a experimentar cualquier cosa nueva, sobre todo si de sexo se trata. Sea lo que sea. Sí, incluso eso que estás pensando, querido lector, también; ya lo probé hace tiempo, fue en un confesionario de la Catedral, pero esa es otra historia que ya contaré en otro momento.

       El caso es que me hablaron de la autofelación y en un principio creí que se trataba de un concesionario de coches. Cuando me lo explicaron mejor pensé que era algo reservado a superdotados, que no era mi caso. Sin embargo, me picó la curiosidad cuando me dijeron que era la experiencia más placentera que nadie pudiera disfrutar. Más que el propio onanismo, dónde iba a parar, o cualquier mamada realizada por boca ajena, aunque fuera sin dentadura. La razón era clara y muy simple, al ser uno mismo quien se procura satisfacción se puede elegir el punto exacto de mayor sensibilidad, la presión idónea del roce, la apropiada intensidad de la succión y hasta el ritmo adecuado para una óptima prolongación del clímax. No se puede omitir entre las ventajas, por obvia, la ya conocida de los efectos beneficiosos del semen para el cutis y la digestión, con el añadido del nulo riesgo de rechazo al tratarse de sustancia propia.

       No tardé en desear con ahínco probar tal maravilla y haciendo mío el eslogan de «el tamaño no importa» me empeñé en resolver tal nimiedad. Empecé recurriendo a cremas y geles que decían garantizar un crecimiento de no sé cuántos centímetros en unas pocas semanas. Nada. Aunque dupliqué la dosis recomendada, mi órgano mantenía las dimensiones anteriores al inicio del tratamiento y lo único que cambió de tamaño, disminuyendo, fueron mis ahorros. Entonces acudí a un célebre curandero. Más de lo mismo, mucho ungüento, mucho incienso, mucho mantra, mucho ritual, mucha verborrea y los mismos decepcionantes e inamovibles parámetros de siempre. 

     Inasequible al desánimo, decidí buscar la solución a esa distancia insalvable por mis propios medios. Para ello me inspiré en prácticas de tribus africanas que había visto en televisión, en documentales de National Geographic. No tardé en comprobar que el método era lento pero efectivo. El progreso, poco a poco, se fue haciendo notorio y constatable. Llevo ya un año y calculo que en seis meses más el objetivo estará alcanzado. Los labios ya me llegan al ombligo. La próxima semana empiezo con el estiramiento de la lengua.





(Relato finalista en el concurso DoReMicro Viajeros, con el tema Autofelación).

martes, 19 de septiembre de 2017

UNA VEZ MÁS

REALISMO MÁGICO

Otra vez sin poder pegar ojo. Desde que padece de insomnio, ni hierbas ni pastillas ni ejercicios de relajación le han dado remedio. Pero esta mañana le han dicho que contando ovejas conseguiría conciliar el sueño y nada pierde con probar. Lo malo es que, al poco rato, entre los balidos y el pestilente olor del ganado, vuelve a estar despierto.


NO ERES TÚ, SOY YO

Otra vez no hay beso de buenas noches ni caricias. Es ya la tercera desde el inicio de su relación, hace ya muchos años, que Carla se va a la habitación de invitados esquivando su mirada y con los ojos húmedos. No sabe cómo decírselo y no puede evitar cierto sentimiento de culpa porque no encuentra un motivo justificado para la ruptura. Él siempre le fue fiel y su carácter no ha cambiado, es el mismo de siempre, divertido, atento, cariñoso. Tampoco en lo físico ha cambiado apenas. En el dormitorio principal, Jessy, el ornitorrinco australiano, parece no darse cuenta de nada.



(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Otra vez).





martes, 12 de septiembre de 2017

HORMIGUEROS

BIOGRAFÍA INCOMPLETA

La casa ha comenzado a llenarse de hormigas. Primero ocuparon tímidamente la cocina, después se atrevieron con el pasillo y a continuación con los dormitorios. Ahora pululan alegres y despreocupadas por el salón, incluso por las páginas de la propia biografía que reposa abierta entre las patas delanteras de Samsa.


CRISIS

La casa ha comenzado a llenarse de hormigas, desahuciadas de sus hormigueros por la banca.



CAMBIO DE QUINCENA

La casa ha comenzado a llenarse de hormigas. ¡A ver quién le dice a las abejas que ha terminado su turno!



(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: La casa ha comenzado a llenarse de hormigas).

viernes, 8 de septiembre de 2017

DIARIO DE UN NAÚGRAGO

Último día.

Por fin, hoy, sucedió lo que nunca hubiéramos imaginado que pudiera ocurrir. Han sido varios meses, los tres solos, a la deriva en este océano húmedo y sombrío. Desorientados, sin horizonte ni rumbo. Menos mal que el alimento nunca nos faltó, sin embargo, el espacio era justo y apenas podíamos movernos para cambiar de postura. Por su gran parecido, siempre he pensado que ellos son hermanos. Solo nos comunicamos con la mirada, ocupados como estamos en nuestra propia supervivencia; además, parece evidente que, en estas circunstancias, difícilmente nos entenderíamos; ya habrá tiempo más adelante, cuando aprendamos una misma lengua.

Todo ha empezado muy temprano. La monótona calma quedó quebrada por una tremenda tempestad que nos zarandeaba con convulsiones intermitentes, cada vez más intensas, que amenazaban con un estallido. 

En el momento más álgido de la tormenta noto que alguien me agarra de los pies y tira con fuerza. 


Primer día.

Entonces, oigo las primeras palabras:

–Este venía de nalgas, vamos a por los otros dos.



(Relato ganador en el concurso de La Radio en Colectivo, de Mislata Radio y Valencia Escribe).

martes, 5 de septiembre de 2017

TODA REGLA SU EXCEPCIÓN


Don Melquíades terminó su demostración sobre la distancia entre dos puntos, avalada por un tal Pitágoras. Pero toda regla tiene su excepción, avalada por papá que se servía una gamba más aunque tocábamos a tres por cabeza. En el patio, Lenita, la preciosa pelirroja que nos llevaba locos, se encontraba en la otra punta y Javito se dirigió hacia ella dispuesto a invitarla al cine. Rápidamente, le mandé la misma propuesta en un whatsapp que viajó hasta el satélite, de allí a su móvil y volvió con su respuesta afirmativa. Total unos veinte mil kilómetros. Javito aún no había llegado.

miércoles, 30 de agosto de 2017

PRECAUCIÓN

El abogado de don Perfecto Rufián, encausado por el suministro de estructuras metálicas de hierro adulterado, le dio confianza y seguridad en la feliz resolución de su caso por estafa. Sin embargo, un intenso sofocón invadió su cuerpo, a pesar de que no hacía nada de calor, cuando el letrado le trajo al juicio una muda, pijama y neceser, ante la eventualidad poco probable –dijo– de una privación temporal de libertad.




(Relato presentado al concurso Microrrelatos Abogados. Tema: abogados. Palabras obligatorias: Neceser, hierro, encausado, calor y temporal).

martes, 22 de agosto de 2017

TERNERA EN SALSA

A don Rosendo Trashumante le urgía solventar el pleito por la delimitación de su pradera para poner en marcha su negocio de ganadería. Ya disponía de planos, de escrituras, de certificados del catastro y hasta del ADN de las vacas que pastarían allí. Sin embargo, por la pandemia de gripe, el juicio se posponía una y otra vez. Cuando no era el juez, era el secretario o uno de los abogados quien se excusaba por la enfermedad. Hasta que don Rosendo tuvo la feliz idea de sustituir a su jurista por Anaís Güevara, la joven y escultural letrada caribeña cuyo meneo de caderas había alcanzado fama en toda la judicatura. No tardó en celebrarse la vista con la sala a rebosar y los lindes fueron fijados, a ritmo de salsa, al gusto de Anaís.


(Relato presentado al concurso Microrrelatos Abogados. Tema: abogados. Palabras obligatorias: meneo, pandemia, solventa, pradera y ADN).

lunes, 14 de agosto de 2017

IRREFLEXIONES EN EL OVAL

No me puedo demorar más, tengo que tomar ya la decisión. Con tiempo suficiente para que aparezca en los telediarios de esta noche y en primera plana en todas las publicaciones de mañana. Sin duda es el momento oportuno, así se olvidarán de toda la basura de noticias con la que me mortifican a cada hora y hablarán solo de esto. Pero antes tengo que resolver el gran dilema. La moneda al aire dilucidará; si sale cara, la izquierda, si cruz, la derecha. La mano afortunada será la que tenga el privilegio de pulsar ese atractivo botón rojo del maletín.



(Relato presentado al concurso Relatos con Banda Sonora, de la SER. Inspirado en el tema: It's the end of the wordl).