sábado, 18 de abril de 2015

NEGRO SOBRE BLANCO

     Aquel pueblo blanco andaluz amaneció con todas las paredes rotuladas con frases de amor hacia Elisa. Con pintura negra y letra redondilla. En los muros de la iglesia, en los del ayuntamiento, en el árbol más grande de la plaza, en las paredes de la taberna, en las del colmado, en las de la cooperativa.... Al concejo no le pareció una nadería tal suceso y decidió organizar la búsqueda del vándalo enamorado para imponerle justo castigo. Encontrando a la Doña hallarían al pretendiente, y una simple prueba caligráfica aportaría las evidencias. Tras andar con arduas pesquisas, el alguacil concluyó que solo se llamaba como la susodicha la vaca del tío Faustino. Y este, por cierto, no sabía escribir.




(Relato publicado en el Blog Mis Filias y Mis Fobias de Izaskun Albéniz, en su sección de homenaje a otra grande de las letras: Towanda)