viernes, 26 de febrero de 2016

LIBERACIÓN

    Por fin, después de más de dos mil kilómetros de sufrimiento, humillación y calamidad, logra traspasar la última frontera ya exhausto. Al momento se siente libre, feliz, ligero, como levitando. Detrás ha quedado su cuerpo, pegado al enrejado de afiladas concertinas al que, desesperado, se ha arrojado hace un momento.





(Relato presentado al concurso del blog Cincuenta Palabras).