martes, 2 de febrero de 2016

DE VUELTA A LA HABITACIÓN

ESPÍRITU COLABORADOR

      Subir de nuevo a la habitación, a recoger el móvil que olvidé cargando, me salva momentáneamente la vida. Desde allí oigo los disparos y explosiones en el hall del hotel. Estando en el Magreb, no es difícil suponer que se trata de un ataque yihadista. Doy gracias a Dios por preservar mi vida y le pido que me siga ayudando. Por echar una mano, me quito la sotana y la escondo bajo el colchón.



PENSAMIENTOS IMPACTANTES

   «Subir de nuevo a la habitación 707 e intentar un salto más preciso», pensaba el científico despechado. Mientras, observaba ascender el asfalto con una aceleración de unos 9'8 metros/seg².



SOLO FALTA QUE HABLE

      Subir de nuevo a la habitación quizá no fue una buena idea. Su esposa, más relajada, seguía en la cama, pero el muñeco hinchable de su terapia se encontraba vestido, de pie y fumando un cigarrillo.



(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Subir de nuevo a la habitación).