martes, 23 de febrero de 2016

CARTAS DEVUELTAS

SS.MM

   Cada vez que le hablaba del último sobre rechazado, Agapito rompía a llorar desconsoladamente. Siempre llegaban con el mismo estampillado en tinta en el anverso: «señas postales imprecisas». No podía entenderlo. Si daba hasta tres destinatarios distintos, ponía título, cualidad -no muy común, por cierto- y localización en el área de Oriente. «Tampoco habrá tantos», se decía Agapito. Pues así lleva más de treinta años.



DIPLOMACIA GALÁCTICA

   Cada vez que le hablaba del último sobre rechazado por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Épsilon7z emitía una ráfaga de señales audiovisuales que solo cabía interpretar como de frustración y enfado. También de impotencia por no lograr, ni por conducto postal, presentar sus credenciales como embajador de Ganímedes en la Tierra.




(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Cada vez que le hablaba del último sobre rechazado).