viernes, 30 de octubre de 2015

PUNTUALIDAD

   
     Nunca había llegado tarde a una cita. Pero hoy iba apurado. Faltaban diez segundos para el encuentro y aún tenía que bajar dieciocho pisos hasta la entrada del edificio. Salió apresurado y tardó menos de seis segundos, pero llegó puntual. El impacto salpicó de rojo los zapatos de la chica.




(Relato presentado al concurso del blog Cincuenta Palabras del mes de Septiembre).