martes, 20 de octubre de 2015

PARECIDOS A PUSHKIN

NUEVOS TIEMPOS

    Un señor con levita que se parece a Pushkin le coloca el fajín granate de Capitán General. Él mismo se coloca la corona de monarca, reservada para los grandes acontecimientos y, tras los toques de ordenanza, sale al balcón de palacio. Ante el silencio expectante de la concurrencia, pronuncia las esperadas palabras: ¡¡Viva la República!!


VUELVA USTED MAÑANA

     Un señor con levita que se parece a Pushkin, o quizás a Larra, me sigue a todas partes desde hace varios días. Porta un maletín que debe contener sus poemas, cuentos o novelas. Sin duda sabe que soy editor y quiere, como tantos otros, una oportunidad para publicar. Por una vez me apiado; le hago una señal condescendiente para que se acerque y le digo que me muestre algo de lo que lleva. Con cara de sorpresa y alegría, se descubre de su jocosa chistera y, nervioso y esperanzado, abre el portafolios y me enseña seis facturas pendientes de Pelmaphone.


GENTE DE RAZA

     Un señor con levita que se parece a Pushkin, el rottweiler del catedrático, es el nuevo Director de Personal. Curiosamente, el presidente del Comité de Empresa, que viste pajarita, tiene todos los rasgos de un bulldog, así que no es difícil barruntar que la negociación del próximo convenio va a ser a cara de perro.





(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Un señor con levita que se parece a Pushkin).