lunes, 8 de junio de 2015

SALIDAS SIGILOSAS

RIESGOS DEL TABACO

     Salió, sigilosa, a estirar las piernas y fumar un cigarro. Después de ocho horas sin noticias de Catherine, el comandante hizo la llamada:

—Houston, tenemos un problema.


PAUSAS

     Salió, sigilosa, a estirar las piernas y respirar un poco de aire fresco. Después de veinte meses, no era la primera vez que se dejaba las llaves puestas y se quedaba dormido su atractivo e interesante secuestrador.


ANSIA DE MUNDO

     Salió, sigilosa, a estirar las piernas. Cuando su madre despertó, ya no estaba. Solo encontraron la placenta.


POBREZA ENERGÉTICA

     Salió, sigilosa, a estirar las piernas. A la media hora, cuando alcanzaron los dos metros, regresó y metió los zancos en la estufa.



(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Salió, sigilosa, a estirar las piernas).