martes, 16 de diciembre de 2014

DE MENSAJES CLAROS, CONCISOS, BREVES Y LETALES


PERSUASIÓN

     El mensaje era claro, conciso, breve y letal: no insistas, decía. Pero él no se amilanó y persistió. Que si el amor, que si la soledad, que si estaremos los dos mejor, que si ya verás.... Y sí, lo consiguió, al final su madre les acompañó durante la luna de miel.

PERSISTENCIA

     El mensaje era claro, conciso, breve y letal: no insistas, decía. Pero él persistió por amor, perseveró por pasión y continuó por deseo. Eso dijo. El forense contó más de cien cuchilladas.


SOBRECARGA

     El mensaje era claro, conciso, breve y letal: no insistas, decía. Hizo caso a Houston. No volvió a solicitar autorización, simplemente prescindió de ella y, antes de emprender el regreso, llenó la cabina de polvo de estrellas, sueños voladores y miradas enamoradas a la Luna.


PRAGMATISMO

     El mensaje era claro, conciso, breve y letal: no insistas, decía, no puedo ver ni oler tus flores. En redondilla blanca sobre el mármol negro.


(Propuestas al concurso Relatos en Cadena de la SER. Frase de inicio obligada: El mensaje era claro, conciso, breve y letal: no insistas).