martes, 2 de septiembre de 2014

DEPENDIENTES


—El de queso ¿qué vale? –preguntó el mendigo.

—2,35 –contestó la dependienta.
Decepcionado recontó las monedas que llevaba en su mano.

—Solo tengo 1,75.

—Está bien –tomó el dinero y lo metió en caja. Puso en una bolsa el bocadillo de queso, otro de lomo y la vuelta, diez euros.



(Relato ganador en el concurso Cincuenta Palabras del mes de Agosto)