domingo, 7 de septiembre de 2014

CUESTIÓN DE PRINCIPIOS


     De carácter reservado y decisiones rápidas, cuando terminó la segunda guerra mundial se dedicó a la abogacía, convencido del derecho universal a una defensa justa. Ya era el letrado de mayor prestigio del país, cuando recibió la visita de aquel hombre mayor sobre el que recaía la sospecha y acusación de haber dirigido el campo de concentración de Auschwitz. Pretendía encargarle su defensa. Ese mismo día decidió abandonar la profesión y habilitar el despacho como librería jurídica. En adelante se dedicaría a orientar a estudiantes, juristas y lectores en general, sobre obras relacionadas con el Derecho.

     Aquel frustrado cliente no llegó a advertir lo rojas que se le pusieron las pupilas al abogado en cuanto le vio. Ni el número que llevaba tatuado en la muñeca.



(Relato presentado al concurso Microrrelatos Abogados de Agosto. Tema: abogados. Palabras obligatorias: reservado, concentración, pupila, habilitar y sospecha).