martes, 29 de marzo de 2016

DEBE HABER

   
 Rufino Cifuentes se pasaba el día en la calle gestionando cobros y pagos de la empresa. A menudo, la fuerza de su afición le distraía del trabajo y dedicaba un rato a sellar las apuestas de quiniela y primitiva, o una hora a echar unas monedas al tragaperras, buscando la coincidencia de rombos, fresas o lingotes, o una tarde completa en una mesa de naipes. Más de una vez tuvo que recurrir a algún fiador para responder de los efectos de una mala mano.

     El día extra de aquel año bisiesto, el Jefe de Administración aún no había cuadrado las cuentas del año anterior y llamó a Rufino para que le ayudara a puntear las partidas de Caja. Rufino se presentó con su abogado defensor.




(Relato presentado al concurso Microrrelatos Abogados. Tema: abogados. Palabras obligatorias: fuerza, fiador, bisiesto, administración y cuadrado).