lunes, 24 de noviembre de 2014

LA LÓGICA DEL AMOR


AMOR POR SIEMPRE

     En realidad esto del amor no tenía ninguna lógica. Antes de conocerle, yo soñaba con un hombre atractivo, honesto, trabajador, fiel y de carácter atento y detallista. No me importaba que fuera humilde, pero educado. Pues resulta que me enamoré de Borja, feo con certificado, chanchullero, ocioso cum laude, mujeriego con antecedentes y de naturaleza borriquera. Por si fuera poco, poseedor de una fortuna grosera hasta la extenuación. Hoy, viuda, rica y todavía joven, aún le quiero. Y mucho más que antes.


LÓGICA Y ORATORIA

     "En realidad esto del amor no tenía ninguna lógica ni había que darle mucha transcendencia". Así empezó Don Terencio, paciente, persuasivo y didáctico, a explicar a su amada esposa las profundas razones que lo justificaban todo. Doña Angustias le acababa de sorprender, con la maciza vecina del quinto, en postura ciertamente inequívoca.


PREJUICIOS

     En realidad esto del amor no tenía ninguna lógica ni tampoco estética. Y no era porque él fuera un ornitorrinco australiano y ella catedrática de arte sacro renacentista en Comillas, ¡qué va! Es que la diferencia de edad era excesiva.




(Relatos presentado al concurso Relatos en Cadena de la SER. Frase de inicio obligada: En realidad esto del amor no tenía ninguna lógica).