jueves, 20 de noviembre de 2014

AÑORANZAS Y ESPERANZAS

         

Después de media vida entre fogones, y aunque aún no era mayor, Matías no se veía de nuevo cocinando para otros. Sin embargo, sí le gustaba rememorar aquella época cuando, al caer la noche, se juntaba con Emilio y compartían recuerdos y añoranzas mientras tomaban algo antes de irse a dormir.

—Tendrías que haber visto, Emilio, la noche que me hicieron salir de la cocina porque Penélope Cruz y Tom Cruise querían felicitarme por la extraordinaria Langosta Thermidor que les había preparado -decía Matías.

—¡Qué bárbaro! la gente guapa de entonces —apuntaba Emilio con admiración.

—No solo la gente guapa. Políticos, banqueros, aristócratas, futbolistas, toreros, cantaores, bailaoras... toda la gente de buen gusto y con cartera suspiraba por probar mis platos y por fotografiarse a mi lado. Lo mismo les preparaba un Lenguado Meunière que un plato de callos del que se estaban relamiendo toda la semana.

—Se nota que por aquellos días estabas entre los mejores chef del país —comentaba Emilio.


—¡Pues ya ves!, siete años en el Palace. Y el Director del Ritz que cada semana me enviaba un emisario para que me fuera a trabajar con él. Llegó a ofrecerme el doble de lo que cobraba, pero para mí el dinero no era lo más importante y rechacé una tras otra todas sus tentativas, hasta que se cansó.

     Emilio venía de familia acomodada y era, lo que se suele decir, un hombre de mundo, por lo que coincidía con Matías en el conocimiento de personajes y situaciones, desde un puesto de observación diferente. Tenía, además, la cualidad de ser un excelente conversador. Y no porque hablara mucho, sino porque siempre mantenía una escucha activa, asintiendo oral o gestualmente a los comentarios de su interlocutor, de forma que lo animaba a seguir con su exposición.

—Cuando el Palace cambió de gerente, y este quiso darle otro carácter a la carta, decidí cambiar de aires y me despedí con dignidad y educación —señaló Matías.

—Hiciste bien. No se puede jugar con el prestigio de alguien así como así — sentenció Emilio.

—Por supuesto que no. Y mira, Emilio, no tardé ni veinticuatro horas en ser contratado de nuevo en un lugar excepcional, el palacete de los marqueses de Urbina.

—¡Qué me dices! ¿con Don Braulio y Doña Angustias? ¡Qué buenas personas!

—Muy buenas, Emilio. El tiempo que estuve con ellos me trataron de maravilla. Yo les correspondí haciéndoles quedar bien en cuantas fiestas y celebraciones organizaron, que no fueron pocas. Nunca hubo la menor queja de todo lo que les preparaba.

—Pues seguro que alguno de tus platos llegué a probar, porque anduve con frecuencia por aquella casa —aventuró Emilio—, y es cierto que tenía justa fama de buena cocina. Aún recuerdo unos muslitos de pollo rebozados que eran la delicia de todos los comensales.

—Pues yo mismo los hacía, con estas manos que ves, pero te confesaré una cosa, ni rebozado, ni al pil-pil —argumentó Matías—, como mejor sabe el pollo es en pepitoria, al chilindrón o cochifrito.

—No, por favor, cochifrito no, que me produce acidez.

—Pues a la cerveza. Nunca has probado un pollo a la cerveza como el que yo preparo.

     Terminaron de dar cuenta del par de tomates revenidos, de los restos de pizza y de unos plátanos marrones que componían la cena y, echándose un cartón encima y a modo de buenas noches, Emilio dijo: ¡Qué festín nos vamos a dar el día que encontremos un pollo en el contenedor!, ¿eh, Matías?




(Relato seleccionado para publicación en el Concurso Relatos a la Carta de Ediciones Saldubia. Septiembre 2014).