miércoles, 2 de julio de 2014

CUM LAUDE


    Estaba limpiándola y se disparó. La bala me alcanzó la sien y la carga explosiva me reventó el cerebro y me destrozó el corazón derecho sin alcanzar ningún órgano vital. Me quedó una leve cojera. Algo molesta pero que no me impedirá ejercer la medicina cuando consiga aprobar la Anatomía.


(Relato finalista en la web Cincuenta Palabras. Junio 2014).