domingo, 6 de julio de 2014

EVIDENCIAS


     Los expedicionarios se quedaron espantados, unos creyeron ver la estampa de la Muerte, otros, uno de los Jinetes del Apocalipsis y los demás, nada bueno: que si el Colgado, que si el Diablo, que si el Loco ... Dejaron el dinero sobre la mesa y salieron corriendo sin esperar la interpretación sobre lo que el futuro les depararía en su viaje de vuelta. De los que partieron nunca más se supo. De Rodrigo sí. Temeroso de lo que aquel tarot pudiera augurar, decidió quedarse y montar un casino al lado de la vidente. En seis meses, ella, abrumada por la competencia, tuvo que cerrar su choza. Al parecer no se apercibió de que, detrás del Carro, asomaba la carta de la Rueda de la Fortuna.





(Mi propuesta a Microrrelatos del Azar. Frase de inicio obligada: Los expedicionarios se quedaron espantados, unos creyeron ver la estampa de la Muerte, otros, uno de los Jinetes del Apocalipsis y los demás, nada bueno. Publicado en el blog Filias'home).