miércoles, 23 de julio de 2014

SOUTHAMPTON-NEW YORK


     Como era el cumpleaños de mamá lo que íbamos a celebrar, y siendo en pleno océano como iba a ser, estábamos todos ocupados en buscar regalos para ella. Papá consiguió que, durante la cena, la orquesta del barco le dedicara el "Cumpleaños Feliz". El Capitán, siempre detallista, acercó el buque a un iceberg para grabar su nombre en el hielo, y yo le reservé sitio en el bote salvavidas. Pero no vino. Se quedó en el camarote abriendo el resto de regalos.




(Propuesta a Microrrelatos del Azar. Frase de inicio obligada: Como era el cumpleaños de mamá lo que íbamos a celebrar, y siendo en pleno océano como iba a ser, estábamos todos ocupados en buscar regalos para ella. Publicado en el blog Gotas de Luz Pálida)