sábado, 12 de abril de 2014

SEDUCCIÓN

  
    Ya había ocurrido otras veces. Ella descartó a los que ya conocía; había disfrutado con ellos de momentos íntimos, de deleite, de evasión; ahora apenas les dedicó un rápido y huidizo vistazo. Buscaba algo nuevo, desconocido, atractivo. Después de observarnos al resto con cierto detenimiento se decidió por mí.

       Me llevó aparte. Mientras sus manos me abarcaban, sus dedos, con sensual suavidad -un roce apenas-, exploraban todos los rincones de mi piel. Su mirada, en un principio casi distraída, fue adquiriendo primero un tono de curiosidad, luego un brillo de interés. Como en anteriores ocasiones en quienes la precedieron, ella también arqueó sus cejas con expresión de sorpresa que derivó al poco en emoción, mostrando sus ojos la humedad de dos proyectos de lágrima a punto de desbordar. 

  Permanecimos juntos compartiendo silencios, compartiendo luz, compartiendo atmósfera, compartiendo tiempo ...

        En su despedida me devolvió al anaquel. Al mismo lugar del que me había tomado. 

          Ahora espero a un nuevo lector.



(Relato presentado al concurso Esta Noche Te Cuento de Abril. Tema: entre las páginas).