martes, 27 de septiembre de 2016

DITS ENFARINATS

EN IDOMENI

Y le manchaba los dedos de harina al entregarle el paquete de panecillos para su distribución. Pero no le importaba; después del reparto se los lamía con fruición. Era su comida principal del día.



FAVORES EXPRESS

Y le manchaba los dedos de harina al entregarle el paquete de diez quilos de panecillos típicos al salir del aeropuerto. De inmediato, la inhalaba de las manos con fruición. Ahora pienso que quizás no era harina. Ni panecillos.



(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Y le manchaba los dedos de harina al entregarle el paquete).