martes, 19 de enero de 2016

APARICIONES MARIANAS

 
    Pero nunca, sin saber bien por qué, dejarán de mirar hacia arriba. Hacia la segunda ventana del cuarto piso, la del tendedero. Y eso desde hace tres meses; desde que vieron aparecer a colgar su ropa interior, con ese picardías rojo cuyo tirante abandonaba discretamente su sensual y perfecto hombro, a María, la profesora de Ciencias Naturales.




(Relato presentado al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Pero nunca, sin saber bien por qué, dejarán de mirar hacia arriba).