viernes, 6 de noviembre de 2015

SERTE FIEL Y RESPETARTE

     Estuvo mirando a la novia, embelesado, durante toda la ceremonia. Se le notaba muy enamorado después de siete años de tempestuosa relación. Al llegar al ritual de los anillos y del «sí, quiero», emocionado, no pudo evitar liberar unas lágrimas que resbalaron por su casulla mientras les impartía la bendición.



(Relato finalista en el concurso del blog Cincuenta Palabras del mes de Octubre).