lunes, 21 de septiembre de 2015

FUERZA SIN PUNTERÍA

TOMAS FALSAS

¡Cuánta fuerza y qué mala puntería! Con gran esfuerzo, el niño había conseguido poner la enorme calabaza sobre su cabeza, pero Guillermo, algo sobrado ese día, atravesó con la flecha su nuez.


QUINCENA NEGRA

¡Cuánta fuerza y qué mala puntería! El impacto desvió de su órbita el satélite de comunicaciones y anuló la señal. Los quince días que tardaron en reponerlo se recuerdan como el período más lóbrego de la historia de la humanidad. Sergio no volvería a lanzar otro penalti.


SEDICIÓN

¡Cuánta fuerza y qué mala puntería! En aquel instante, los treinta mejores francotiradores del cuerpo tenían en su punto de mira el objetivo. A la orden de mando oprimieron, al unísono y con suave firmeza, los gatillos. Al desvanecerse el eco y el humo de los disparos, la niña seguía en la orilla; pero sin el globo.






(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena de la SER. Frase de inicio obligada: ¡Cuánta fuerza y qué mala puntería!).