martes, 15 de septiembre de 2015

BATES PRINGOSOS

HOOLIGANS

El bate, «¡Eso, bate!», se le resbalaba de las manos pringosas de substancia encefálica. Recurrió entonces al garfio que, instantes después, chorreaba sanguinolento. Fue en ese momento cuando empezó a entender lo que Fredy llamaba «pelea limpia».



PLANIFICACIÓN LABORAL

El bate, «¡Eso, bate!», se le resbalaba de las manos pringosas de substancia encefálica. Se las restregó en el pantalón antes de coger la radial para el siguiente encargo. En un estuche de mano llevaba el juego de hachas y machetes para la faena de la tarde. No, no era un trabajo muy limpio pero al menos podía organizárselo a su gusto.



(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena de la SER. Frase de inicio obligado: El bate, "¡Eso, bate!", se le resbalaba de las manos pringosas).