martes, 8 de septiembre de 2015

CONTENEDORES Y OLVIDOS

DECISIÓN

     Al abrir el contenedor, se dio cuenta de que estaba empezando a olvidar el nombre de las cosas. Aterrado, se echó dentro, junto a las bolsas que acababa de dejar. Una hora después, camión y trituradora fueron las últimas palabras que huyeron de su memoria.



PURA CASUALIDAD

Al abrir el contenedor, se dio cuenta de que estaba empezando a olvidar el nombre de las cosas. No se arredró; optimista, emprendedor y creativo, comenzó a rebautizarlo todo. En poco tiempo dispuso de un diccionario con más de ocho mil entradas de su exclusiva invención. Es cierto que había vocablos coincidentes en castellano, pero ninguno con el mismo significado; salvo uno. Pura casualidad. Oxímoron.



(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena de la SER. Frase de inicio obligada: Al albrir el contenedor, se dio cuenta de que estaba empezando a olvidar el nombre de las cosas).