domingo, 15 de marzo de 2015

POR QUIÉN TAÑEN LAS CAMPANAS


     No tenía noción del tiempo que había estado durmiendo. Al despertar, recuerda que se había acostado después de comer -no sabe si ayer u hoy mismo- al encontrarse algo indispuesto. Se levanta y no encuentra a nadie en casa. Escucha campanadas a muerto. Se pregunta por quién podían tañer; repasa mentalmente las poco más de cincuenta familias del pueblo y no recuerda a nadie moribundo. Decide ir a la iglesia a dar el pésame a la familia, sea la que sea. En la calle se cruza con el alguacil, que no le devuelve el saludo. Tampoco el corrillo de vecinas, que encuentra a un lado de la plaza, parece reparar en él. Al llegar al templo, ve en la puerta la esquela; se acerca y lee su propio nombre. Dos vecinos que le traspasan al entrar comentan «parece ser que fue un corte de digestión».



(Relato publicado en el blog Microscopio de Esta Noche Te Cuento. Ilustración gráfica de Modes Lobato).