martes, 4 de febrero de 2014

VIDAS PARALELAS




       Suspiró profundamente y recogió dos cubiertos, dos vasos y dos servilletas. Su hijo Mario, amante de deportes extremos, había llamado diciendo que no iría a comer, pues prefería hacer  "puenting". Retraído y timorato, Néstor, su hermano siamés, no hizo falta que avisara.



(Relato presentado al Relatos en Cadena de la SER. Frase obligada de inicio: Suspiró profundamente y recogió dos cubiertos).