domingo, 16 de febrero de 2014

DE COMPRAS

   Sus caras resultaban conocidas a cualquiera, pero nadie recordaba haberlos visto nunca juntos. Al llegar a aquella calle comercial tan exclusiva, las cámaras de seguridad no tardaron en detectarles y una discreta vigilancia se organizó en su entorno. 

 Anduvieron pausadamente, charlando y deteniéndose a mirar algunos escaparates, hasta que decidieron entrar en una lujosa joyería. En menos de lo tardaron en decir "buenas tardes" media docena de agentes cayó sobre ellos, les derribó y quedaron esposados.

      No llevaban armas, ni reales ni simuladas, su documentación y tarjetas de crédito si no eran legales estaban muy bien falsificadas y sus huellas no aparecían en ninguno de los casos pendientes de resolver. 


     Un afamado cirujano plástico certificó, tras analizarlos detenidamente, que sus rostros eran naturales y no habían sufrido alteración alguna.


       Finalmente la conclusión no pudo ser otra. Se trataba de ellos, de los genuinos, de los auténticos, de los mismísimos Anonymous y Joker.



(Relato presentado al Concurso Esta Noche Te Cuento de Febrero. Tema: En la fiesta de máscaras).