miércoles, 19 de febrero de 2014

JUEGOS EN FAMILIA


Dedicado a Rosy y a Nani, 
en desagravio por el imperdonable error
de haber confundido sus nombres.

Pom, pom, pom (golpes de pecho).



     Y allí sigue, en silencio, acumulando polvo, junto al proyector de cine, el barco pirata y la nave espacial. Al lado del parchís, el palé y la baraja de las familias. En el rincón más oscuro del desván. Con ese tambor cuyo sonido aún recuerdo. Con la desatención propia de los juguetes que dejaron de entretener. Sin ningún privilegio por haber sido el último juego compartido por los cuatro.

      Allí sigue. Seguro que todavía con tres de sus seis recámaras ocupadas.



(Relato presentado al concurso Relatos en Cadena de la SER. Frase de inicio obligada: Y allí sigue, en silencio, acumulando polvo, junto al proyector de cine, el barco pirata y la nave espacial).