miércoles, 27 de noviembre de 2013

RUMIANTE PUÑETERO

      El abogado defensor del vaquero arguyó que, si su vaca se había metido en el huerto del vecino echándole a perder toda la cosecha de repollos, era porque un brujo le había dado como alimento un mejunje que la había trastornado y le inducía a comer cualquier cosa que fuera de color blanco.

- De eso hablaremos luego -dijo el Magistrado- pero ahora, si no saca de inmediato la prueba de la sala y deja por fin de comerme las puñetas, le condeno por desobediencia a este Tribunal.



(Relato destacado en el concurso de Microrrelatos Abogados de Noviembre. Tema: abogados. Palabras obligatorias: fin, vaquero, desobediencia, brujo y alimento).