viernes, 18 de mayo de 2018

TÍMIDA CURIOSIDAD



Una enredadera tatuada, con hojas en forma de corazón, ascendía por sus piernas hasta desaparecer, bajo su falda, por encima de las rodillas. Iba con un joven musculoso y malencarado y les habría preguntado si la obra estaba terminada y qué fue del tatuador, pero me dio corte.



(Relato presentado al concurso YK Complementos. Frase obligada: por encima de las rodillas).