martes, 1 de mayo de 2018

NATURALEZA MUERTA

En la penumbra de una tarde serena, cada estancia vacía de la casa abandonada recoge sombras de tristeza sobre reflejos de nostalgia en mate. Afuera, en la sinuosa senda del aljibe, la hojarasca seca que cubre el polvo añejo camufla la huella de los últimos pasos inseguros de la niña.




(Relato presentado al concurso del blog Cincuenta Palabras).