lunes, 1 de mayo de 2017

INTRUSISMO

8 de diciembre de 1980
El primer hombre estatua llega a las Ramblas de Barcelona. Vistiendo ropas medievales, se encarama a un cajón y con su brazo derecho extendido señala con el índice a las Américas.

15 de diciembre de 1980
La multitud sigue agolpándose a su alrededor con la infructuosa intención de verle al menos pestañear. La policía local tiene que poner orden y establecer turnos de observación.

22 de diciembre de 1980
Después de aguantar inmóvil casi cien años, Cristóbal –el pionero–, ofendido y cabreado, desciende de su monolito de piedra y se marcha a Italia, a pasar las Navidades con su familia.




(Relato presentado al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: 8 de diciembre de 1980).