miércoles, 20 de julio de 2016

DOCE CORNADAS DOCE


 

  Una treintena de mozos, que sigue al anterior grupo y precede al siguiente, entona la oración ante la figura del Santo: 


A San Fermín pedimos, 

por ser nuestro patrón, 
nos guíe en el encierro,
 dándonos su bendición.

    Con el periódico enrollado en una mano y el brazo en alto la repiten en euskera. El "gora" al patrón pone el punto y final al ritual. Marchan luego a tomar posición en Estafeta, Mercaderes o Telefonica, minutos antes de que el chupinazo, con su ostentórea explosión, rompa el silencio de la mañana del doceavo día de Julio, y advierta que cabestros y bravos empiezan un recorrido que nadie puede preveer si será rápido o lento, ni si producirá muchas lesiones.

    A medio día el parte médico hace balance. Éste señala cinco heridos por hasta y diecisiete por otras causas. Las partes afectadas: piernas, costados, y glúteos. Y las peores en la lengua, doce cornadas, ¡¿doce?!.



(Propuesta de juego consistente en descubrir los doce errores sintácticos o gramaticales -cornadas- que contiene el texto. Publicada en el blog Papel y Tijera de Esta Noche Te Cuento).