viernes, 24 de julio de 2015

MISTERIO EN LA ABADÍA

     El hermano Lucas, encargado de la costura y la lavandería del monasterio, anotaba en una de las últimas páginas de un antiguo libro de partituras, las prendas que, para lavar y repasar, cada semana le enviaba el hermano Eusebio desde el recinto de clausura. Aunque varias veces le había preguntado quiénes habitaban allí, la respuesta siempre fue la misma: cuatro monjes. Sin embargo, la reiterada entrega de enaguas y medias, le hizo sospechar de algo oscuro en aquel espacio vedado. Decidió escribir en el libro que Eusebio mentía, pero el impacto de un candelabro en su nuca le impidió terminar.





(Relato presentado al concurso de la Biblioteca Nacional de España. Tema: inspirado en las notas manuscritas anotadas en un libro de partituras de 1830).