miércoles, 15 de enero de 2014

VIVO EN UN ¡AY!


     Y así, tontamente, acabe pegándome un tiro. No va a tener en cuenta que no lo hago para fastidiar. Me temo que un día pierda la paciencia. Cuando salgo cantando y le despierto de la siesta me mira a mí y luego a la escopeta. Él es cazador y tiene muy mal genio. Pero además yo lo hago con mucho estruendo. Sí, de esos de pared que salen de su casita a cantar las horas. Fui un regalo de su ex y soy un cuco. 



(Relato para el concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Y así, tontamente, acabe pegándome un tiro).