viernes, 14 de abril de 2017

MIRADAS INDISCRETAS

   Cuando vuelve a su cuarto y se da cuenta de que la muñeca con las agujas en cabeza y torso se encuentra sobre su cama, Lenita decide esconderla en el armario, al fondo. Allí se mantendrá a resguardo de las miradas de los asistentes al velatorio de su nueva mamá.



(Relato presentado al concurso del blog Cincuenta Palabras).