martes, 15 de noviembre de 2016

ESPERANDO EL PERDÓN

TRAVESURAS

–Espero que puedas perdonarme, papá –dijo el pequeño Barron, algo ruborizado, acercándose a la mesa en la que seis teléfonos empezaban a tronar al unísono, al tiempo que el Secretario de Estado, con el rostro desencajado, irrumpía sin llamar en el despacho oval–, he pulsado sin querer el botón rojo de ese maletín negro.



ATADURAS

–Espero que puedas perdonarme que tomara tus ropas de trabajo para mi disfraz de carnaval, también que me bebiera el vino y cogiera las monedas de la colecta. En cualquier caso, además de mi hermano, eres mi confesor y no te queda más remedio.



PRISAS

Espero que puedas perdonarme antes de que te haga efecto el zumo.




(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Espero que puedas perdonarme).