sábado, 22 de octubre de 2016

FUERA DE CATÁLOGO



Tres meses después de naufragar, con apenas agua y comida, frente a aquella isla desierta, habían conseguido capturar más de cien monstruos de Pokémon, además de otro, que no sabían clasificar. Grande, indiferente, de mirada melancólica, pequeños cuernos, cola nerviosa y ubres a reventar. No sabían qué hacer con él.



(Relato presentado al concurso del blog Cincuenta Palabras).