lunes, 25 de abril de 2016

DE VUELTA AL PARAÍSO

—Señoría, hágase cargo, mi defendido padece, desde hace cuatro años, una vida inaguantable, su sufrimiento ha traspasado, de largo, la frontera de lo soportable, no es como una víctima de la guerra, no, es mucho peor. Y solo solicita, junto a la sentencia de divorcio, el reconocimiento del derecho de asilo en casa de sus padres.




(Relato presentado al concurso Microrrelatos Abogados del mes de Octubre. Tema: abogados. Palabras obligatorias: jugar, peritar, fugaz, refugio y ahorro).