viernes, 25 de diciembre de 2015

PRUEBA DEL NUEVE CON TRIPLE TIRABUZÓN EN LA INTIMIDAD

    Cuando les llaman para recoger el Nobel de Física, los científicos americanos adquieren la condición de invisibles. Aunque nadie les ve, o precisamente por eso, uno se marca unos grotescos pasos de ballet camino del estrado; detrás, le sigue el segundo que finge cojear cómica y ostensiblemente, mientras que el tercero les acompaña a ritmo militar con el paso de la oca. Luego, los asistentes, observan asombrados a los tres diplomas acreditativos, suspendidos en el aire, desplazarse hasta los asientos que ocupaban los profesores. Cuando estos recuperan su imagen, las sonrisas de satisfacción revelan su íntimo desahogo ante las duras críticas recibidas tras la concesión del premio por su investigación sobre la transparencia de los cuerpos opacos.



(Relato finalista en el concurso de La Microbiblioteca).