martes, 6 de marzo de 2018

DOS SIGLOS DESPUÉS


PELÍN DESAGERAOS

Hacía casi dos milenios que lo habían crucificado, sin embargo, los cofrades de la Hermandad del Santísimo Cristo afirmaban, con vehemencia y solemnidad, que su paso ya procesionaba por la calle Sierpes en tiempos de los iberos. 


NO HAY DOS SIN TRES

Hacía casi dos milenios que lo habían crucificado por segunda vez, y ahora, empezando el siglo XLI, se volvía a repetir. No creo que vuelva más por aquí.


PREMONICIONES

Hacía casi dos milenios que lo habían crucificado lo que provocó que las lágrimas de pena que se derramaron dieran lugar a los lagos, mares y océanos que hoy conocemos, contaba el abuelo siempre ocurrente y exagerado.

–Pero yayo, antes de eso Pedro el evangelista ya era pescador– arguyó Javito.

–Bueno, es que mucha gente empezó a llorar antes porque ya se lo veía venir.


TITO Y DÚMACO

Hacía casi dos milenios que lo habían crucificado y algo menos desde que nadie le recuerda. Igual que a su colega. Los dos se limitaron a cumplir con su papel con entereza, sobriedad y profesionalidad hasta morir, sin más. Ya nadie sabe ni cómo se llamaban. Sin embargo, del otro, mucha gente todavía se acuerda, y eso que a los tres días resucitó.


SECUELAS DIVINAS

Hacía casi dos milenios que lo habían crucificado, sin embargo, cierto hormigueo en las palmas de las manos aún perduraba.


ESCUELA DE CRIMINOLOGÍA

Hacía casi dos milenios que lo habían crucificado y tres días menos que resucitó y subió a los cielos, les recordó el profesor de Investigación Deductiva. Y continuó: sabiendo, además, que tenía 33 años y que nació un 24 de diciembre, analicen y resuelvan cuál de las familias de los dos ladrones que le acompañaban se quedó con los clavos y la corona de espinas.


ALWAYS LOOK ON THE BRIGHT SIDE OF LIFE

Hacía casi dos milenios que lo habían crucificado y, después de que se hubieran marchado todos, allí seguía colgado el pobre Brian, junto a los de su hornada, cantando esa estúpida, cansina y pegadiza canción.


SIN PRESCRIPCIÓN

Hacía casi dos milenios que lo habían crucificado cuando llegó, al juzgado de guardia de Cartagena, la demanda del bufete Quintanilla y Asociados, por vejaciones, malos tratos y violación de la intimidad contra las Legiones de Centuriones Romanos de la Asociación de Fiestas.






(Relatos NO presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Hacía casi dos milenios que lo habían crucificado).