martes, 16 de enero de 2018

PESTAÑEOS AFIRMATIVOS


LENGUAJE DE SIGNOS


Pestañeó dos veces para decir que sí después de que ella, a su lado, lo hubiera hecho una sola vez para indicar que no. Dio igual, el sacerdote, aún en prácticas, les declaró marido y mujer.



IMPACIENCIA


Pestañeó dos veces para decir que sí tenía calor y el heredero la desconectó de la máquina.


DESPISTES

Pestañeó dos veces para decir que sí y su pelotón, con sigilo y cautela, avanzó hacia las confiadas líneas enemigas. Salvo Harry, el Tenor, que solo vio el segundo pestañeo y acometió con entusiasmo el aria de La donna e mobile.


ATARDECE QUE NO ES POCO

Pestañeó dos veces para decir que sí y, tras una pausa, una sola vez para el no. Dos, pausa, una, pausa, dos, pausa, una… Y es que, en aquel pueblo de la sierra de Albacete, a los jóvenes enamorados en tardes de paseo por las afueras, aún no les habían enseñado a diferenciar un rizoma humano de una margarita.



(Relatos presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Pestañeó dos veces para decir que sí).