martes, 17 de abril de 2018

SUEÑOS COMPARTIDOS

HÁBITAT

Era nuestro sueño, que la distribución quedara armónica y que cada elemento luciera en su justa medida; el armario colonial de cedro del Líbano, el bargueño Luis XV de ébano de Botsuana, con incrustaciones de coral y marfil, y la sillería victoriana de caoba de Brasil. También la lámpara de cristales de Bohemia, con sus cincuenta puntos de luz esperando que haya corriente. Y los tules y sedas de Damasco en tonos pastel, que dan calidez al espacio. Decididamente, el conjunto no quedaba nada mal bajo el puente románico que ahora nos cobija a los cinco.

FILTRACIÓN

Era nuestro sueño pero se lo contamos a Monterroso y lo arruinó.



(Relatos NO presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Era nuestro sueño).

martes, 10 de abril de 2018

CÓMO EMPEZAMOS A SER RICOS


Nos enviaban de una patada a las duras calles de buena mañana, después de que el Director General hubiera explicado el contenido de los gráficos de la pantalla. En el primero, el de beneficios, la línea en forma de sierra apuntaba claramente al techo. En el otro, sobre un mapa de la ciudad, los círculos negros y rojos diferenciaban los lugares de mayor y menor recaudación. Terminada la exposición y hecha la nueva distribución de posiciones, como cada día, tras haber cambiado nuestras ropas de marca, guantes de lana y calzados de piel por harapos, mitones y alpargatas, marchábamos a ocupar nuestros puestos en una nueva jornada de trabajo.



(Relato NO presentado al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Nos enviaban de una patada a las duras calles).

miércoles, 4 de abril de 2018

LIGERAS PERO CONTUNDENTES

INSISTENCIA PERSISTENTE

Pesaban muy poco pero aplastaban sueños. Tras desmochar más de mil margaritas, la última hoja, indefectiblemente, seguía siendo no.



SUEÑOS IMPOSIBLES

Pesaban muy poco pero aplastaban sueños. Surgían cada madrugada de repente, sin aviso previo, estentóreas y virulentas. Sin tregua para una adaptación suave y pausada. Ahuyentando de cuajo cualquier atisbo de abandono placentero. Había buscado la solución por toda la ciudad, incluso por internet, pero ningún relojero disponía de despertadores con notas mudas. 



AÑORANZAS

Pesaban muy poco pero aplastaban sueños. Ninguno de los tres llegaba a los dos kilos pero, desde que salieron de la incubadora, tendría que pasar mucho tiempo hasta que pudiéramos volver a dormir «come il faut».



(Relatos NO presentados al concurso Relatos en Cadena, de la SER. Frase de inicio obligada: Pesaban muy poco pero aplastaban sueños).


domingo, 1 de abril de 2018

TRAMPANTOJO


Era media mañana, hacía muy buen día y la ventana del hotel daba a una calle muy concurrida. Por eso fueron muchos quienes lo vieron. Incluso alguien fotografió la escena. Todos coincidieron en decir que se trataba de una sirena auténtica, aunque demasiado bien sabían que esos seres míticos de la literatura clásica solo existen en la ficción. Su ofuscación les impidió aceptar, aunque fuera palmario, que se trataba de un tritón –no por divino exento de reacciones humanas– alérgico a los ácaros, quien, sintiéndose atacado, ascendió rápidamente por la pared y por la colcha estampada y se zampó a la kelly por los pies mientras sacudía el polvo de la gamuza. Ella, hasta que desapareció su mano engullida en la boca del monstruo, estuvo tratando de terminar su tarea para que le computaran los dos con cuarenta euros de aquella habitación.




(Relato presentado al concurso del blog Esta Noche Te Cuento inspirado en la foto de René Maltête que lo acompaña).

lunes, 26 de marzo de 2018

FIESTAS DE SÁBADO NOCHE


   Nunca falta ninguno de los tres a la cita. Se ha convertido ya en un rito que repiten cada noche de sábado desde hace dos años. Tony es el que toma siempre la iniciativa y, en la oscuridad, procura no confundirse. Sabe guiarse porque Lucy tiene los labios más gruesos y Jenny es más ancha de hombros. Las dos son discretas, reservadas, poco habladoras y nada celosas. Y ambas prefieren dejarse hacer. Entre ellas se llevan bien. De no ser así, no habría forma de que aceptaran participar en el habitual trío. Tony, un tanto egoísta, es quien decide cada posición y quien distribuye los roles. También, cuando ya está satisfecho, quien determina el momento de acabar la fiesta. Entonces, las deshincha y las guarda en el armario hasta el sábado siguiente.




(Relato premiado en el II Certamen Internacional "Cuenta que te cuenta hasta 150" con la obra del artista Juan Ramón Puñal que sirvió de inspiración y que lo acompaña). 

lunes, 19 de marzo de 2018

FACTURAS PENDIENTES


PROGRAMA. CAPÍTULO DE GASTOS Y FINANCIACIÓN

Ya se las apañarían para pagar las facturas quienes ganaran las siguientes elecciones.


SERVICIOS POSTPAGABLES

Ya se las apañarían para pagar las facturas últimas. Concretarían la forma en una sesión de güija.



AMOR SIN LÍMITES

Ya se las apañarían para pagar las facturas del costosísimo tratamiento, aunque fuera liquidando todo su patrimonio, pero lo importante era salvarle la vida. Con tan solo cinco años no podían asimilar perder tan pronto a su tamagotchi.




(Relatos NO presentados al concurso Relatos en Cadena. Frase de inicio obligada: Ya se las apañarían para pagar las facturas).

viernes, 16 de marzo de 2018

SOBREVIVIENTES

Ambos eran impulsivos y de fuerte carácter, pero también personas de palabra y honor. Por eso, una vez que hubieron aceptado el reto, la vuelta atrás resultaba impensable.

Con las primeras luces del día, puntuales a la cita y acompañados de sus respectivos padrinos y unos pocos testigos, fueron llegando a las inmediaciones de la antigua ermita. Ninguno de los dos podía evitar que cierto nerviosismo aflorara en sus gestos más sutiles ante la transcendencia del momento. Aun cuando trataban de aparentar sosiego, sus miradas húmedas, manos dubitativas y labios temblorosos delataban su estado emocional.

En tono firme y severo, un señor mayor, que ejercía de oficiante, realizó las admoniciones previas y de ritual ante la tensa expectación de todos los presentes, sin olvidar la advertencia de que la duración sería hasta la muerte de uno de ellos.

Hoy, cincuenta años después, podemos contar que ambos aún sobreviven. Nadie lo habría pensado en aquel momento crucial en que, antes de iniciar sus pasos, el ceremoniante les dijo: «Yo os declaro marido y mujer». 




(Relato seleccionado en el II Concurso La Redonda te Cuenta. Tema: Los Duelos).

martes, 13 de marzo de 2018

ENEMIGOS ÍNTIMOS

Salieron juntos cogidos de la mano. Al verles, nadie habría imaginado que acababan de protagonizar la mayor bronca del año en el programa «de luxe».



(Relato NO presentado al concurso Relatos en Cadena, de la Ser. Frase de inicio obligada: Salieron juntos cogidos de la mano).